El Comité Federal del PSOE: La noche de los muertos vivientes al rescate del régimen del 78

Isabel Serra, diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid y

Miguel Urbán, europarlamentario de Podemos

“La noche de los muertos vivientes” es una película de terror de cine B con un argumento bastante sencillo, los muertos “vuelven a la vida” y buscan víctimas humanas para alimentarse. Cada persona que consiguen capturar se convierte en un nuevo muerto viviente quedando los protagonistas acorralados en una granja, luchando para sobrevivir a sus ataques. Un filme que, a pesar de ser muy criticado en su estreno se convirtió en un clásico del género, entre otras cosas por popularizar el personaje del “zombie”. Unas décadas después el sociólogo Ulrich Beck utilizo el termino “zombie” al referirse a conceptos acuñados para otros tiempos o circunstancias y que hoy son inservibles si no se adaptan a las condiciones contemporáneas. Así mismo consideraba “instituciones zombis” a aquellas entidades muertas (es decir, que ya no representan los intereses colectivos para los que nacieron) pero mismo tiempo aún vivas. Se preguntaba si su resurrección, aun en una nueva forma o encarnación, es factible; o, si no lo es, cómo disponer su sepultura.

Estas semanas la situación del PSOE ha parecido en cierta manera un remake castizo de “La noche de los muertos vivientes”. No solo por la reaparición de muchos “zombies”, que han vuelto a la “vida” socialista para hacer el trabajo sucio a los barones de la abstención, facilitando el gobierno de Mariano Rajoy. Sino también por cómo el propio concepto de Beck sobre “instituciones Zombies” se puede aplicar a un partido que como pilar del régimen del 78 ha demostrado estar muerto pero que aun sigue vivo.

La situación del PSOE no es sólo la crisis de un partido, sino la crisis del “turnismo”, como expresión política a su vez de la crisis del régimen del 78, y que se enmarca en una crisis de su corriente política a nivel europeo en una identificación creciente con el “nuevo europeísmo” de la gran coalición. Un “socialismo” que co-gobierna las instituciones europeas y numerosos países centrales rehén de las políticas austericidas y neoliberales que son el verdadero sabotaje del proyecto Europeo. Esta es la “paradoja de la socialdemocracia”, inmolarse en aras de mantener un orden que ya no se puede mantener y que termina debilitando su proyecto político.

En este sentido, Alexis Tsipras escribía pocos meses antes de acceder al poder: “La crisis actual de la socialdemocracia es equivalente a la crisis de Europa.” (…) “cuando una fuerza política histórica deja de representar los intereses sociales que representaba históricamente, entonces tarde o temprano es reemplazada por las fuerzas que verdaderamente pueden representarlos. Porque la política, como la naturaleza, tiene horror al vacío.”

De esta forma, la crisis de los partidos socialistas no parece ser un síntoma particular de un país concreto, sino más bien un fenómeno europeo. Un síntoma de la transformación que es producto de la revolución conservadora y que alcanzó su mayor logro político con la consumación de la Tercera Vía laborista. En palabras de Margaret Thatcher, “su mayor victoria no fueron sus políticas, sino que Tony Blair no diese la batalla para cambiarlas”. Una mutación de la socialdemocracia en “social-liberalismo” con la incorporación a una élite política neoliberal y que termina convirtiéndose en lo que el escritor Tariq Alí denomina el “extremo centro”. En toda Europa este proceso ha supuesto un desplazamiento de los espacios electorales tradicionales hacia opciones políticas que hasta ahora se encontraban en sus márgenes.

Jorge Riechman escribía hace unos años un poema que decía: Schröder y Blair presentan un manifiesto para la modernización de la izquierda; Modernizar la izquierda quiere decir transformarla en derecha. Un día antes del ultimo Comité Federal del PSOE, Guillermo Fernández Vara, el “barón” de Extremadura, reclamaba: una izquierda moderada, de cambio, reformista y transformadora (…) de los que estén dispuestos a construir país desde el diálogo y no desde las barricadas. Unas palabras que recuerdan demasiado a ese afán de Blair por “modernizar” la izquierda dejando de ser de izquierdas, y sobre todo dejando de defender los intereses materiales de su base social en aras de un eufemística “responsabilidad de estado”.

De esta forma, como escribían hace poco Jaime Pastor y Brais Fernández, es fundamental comprender lo que le pasa al PSOE no sólo por su composición sociológica o sus símbolos, sino por la clase de acontecimientos que le determinan: el 15M y el surgimiento de Podemos y los municipalismos provocaron el cierre del PSOE como vehículo de las demandas populares. Acontecimientos vivos que en cierta medida agudizan su “zombificación”.

En este sentido, la irrupción de Podemos y sus distintas confluencias en el Estado español es otro paso más en el sintomático distanciamiento político y simbólico-cultural de la gente respecto de las élites política y económicas, distanciamiento que ya evidenció la enorme potencia del 15M y los mecanismos de apoyo mutuo y sindicalismo social como la Plataforma de Afectados por las Hipotecas o las Mareas. Y, sin embargo, sería prematuro anunciar el definitivo ocaso de los partidos del “extremo centro” en el escenario español. Desde luego, si bien Podemos no consiguió por poco superar electoralmente al PSOE en las últimas elecciones generales, el clima de inestabilidad política, así como la incapacidad de formar gobierno desde el pasado mes de diciembre, o el hecho de haber tenido que repetir elecciones por primera vez en la historia reciente no se podría entender sin el actual clima de “polarizaciones” que de la calle se ha trasladado al parlamento e incluso al interno del propio Partido Socialista. Aun así, la capacidad de recomposición de las élites (y de sus aparatos de partido) sigue mostrándose alta, y el bloque social alternativo es todavía débil e inconsistente, por más que las movilizaciones en la calle y la irrupción electoral de nuevas formas políticas sean el fermento de nuevas hegemonías.

Al final, el Comité Federal del pasado domingo se pareció demasiado a esa granja de los “muertos vivientes”, en donde los “zombis” de las puertas giratorias consiguieron que en la semana de todos los santos los vampiros del Partido Popular revaliden su gobierno. Ahora es el tiempo de conseguir en la calle y las instituciones que el nuevo gobierno de Rajoy no se convierta en una secuela de la película de terror que fue su ultima legislatura. Toca delimitar los campos políticos que tan bien trazo el 15M en las plazas cuando señalo al “turnismo” del extremo centro impugnando intuitivamente las “instituciones zombies” del régimen del 78.

En este momento de “polarizaciones”, es determinante comprender que la hegemonía en el tablero político no se disputa en el centro sino en sus extremos, en la confrontación antagónica entre élite y pueblo, entendida en su más estricto sentido de antagonismo de clases. Una confrontación que además constituye una ventana de oportunidad no sólo para detener la sangría de pérdida de derechos sino como un momento histórico-político para ganar más derechos e inventar nuevas formas de democracia a través del impulso de nuevas expresiones políticas. Un momento impostergable para la recreación democrática, la redefinición de las lógicas de la representación y para la subversión de todas las reglas del sistema social que nos han conducido a tamaño desastre.