¿Podremos superar Vistalegre?

Miguel Urbán y Diego Pacheco. Firmantes de la propuesta Por Un Podemos En Movimiento, en http://participa.podemos.info 
En el momento que empezamos a pensar cómo afrontar este proceso y esta consulta que votamos desde este domingo la primera pregunta que nos vino a la cabeza fue: ¿Podremos superar Vistalegre? Seguida de muchas otras: ¿cómo vamos a superar la cultura política que se instaló allí?, ¿qué cambios organizativos hacen falta para deconstruir la máquina de guerra?, ¿vamos a poder convencernos esta vez de que las diferencias son un valor a cuidar y no un peligro que dilapidar?, ¿cómo vamos a representar en los órganos la pluralidad que ya hay en los miles de círculos, en los cientos de miles de militantes o en los millones de votantes?, ¿podremos salir con orgullo a decir que funcionamos internamente como creemos y proponemos que tiene que funcionarse fuera?, ¿cómo vamos a despatriarcalizar la organización, a cpotenciar la coralidad o a reconstruir esa irreverencia impugnadora que conecte con las clases populares y asuste a los poderosos?

Generalmente en los partidos políticos los cambios de etapas se miden en congresos, lo que puede hacernos caer en una equivocación común: los congresos pueden redistribuir poder en las cúpulas pero no implantar cambios profundos en sí mismos-, pueden recoger los avances y discusiones que se hayan producido ya en el partido o pueden abrir nuevos caminos, donde se vehiculen anhelos e intenciones que existan para trabajar a futuro, pero en política los cambios no se decretan. En ese sentido Vistalegre II puede servir de mucho o puede no hacerlo. Ya hay cosas que están cambiando y hay pretensiones de que muchas más cambien, pero si no lo hacemos bien puede que esta asamblea ciudadana no solo no nos sirva para avanzar, sino que puede llegar a dificultarlo. Si queremos que esta asamblea ciudadana sí suponga una evolución, debemos tomar una decisión ya: ¿este nuevo Vistalegre va a ser el primer hito de una nueva forma de hacer las cosas o la ultima de lo viejo?

Nosotros lo tenemos claro. Si bien el modelo que salió de Vistalegre I tiene sus luces y sombras, y tuvo sus seguidores y arquitectos acérrimos que parecen haber desaparecido, en este momento lo importante es que podemos decir que es ‘de consenso’ la aceptación de que no necesitamos más una “máquina de guerra electoral” en esta nueva etapa, sino que debemos avanzar y poder construir con garantías un instrumento útil para el empoderamiento de las clases populares, más parecido a la sociedad que demandamos (plural, respetuosa, democrática, inclusiva) que a los partidos jerárquicos, cerrados y corruptos (en el sentido más amplio de la palabra) de los que nos queremos alejar. Y más allá de normas concretas hay un elemento central: superar el miedo a nuestra gente.

Superar el miedo, es decir, evitar las dinámicas de control y potenciar el desborde. Dejar de tener miedo y apostar por sistemas electorales internos que no establezcan primas a la mayoría -como hace el sistema electoral griego o italiano que tanto criticamos- porque sabemos gracias al 15M o a los círculos que podemos caminar juntos y juntas sin estar de acuerdo en todo. Dejar de tener miedo y acabar no sólo con el turnismo bipartidista de bloques que criticamos del régimen del 78, sino evitar reproducirlo. Dejar de tener miedo y confiar en nuestra gente, no centralizar constantemente la toma de decisiones, sino alimentar los territorios y las áreas. Dejar de tener miedo y asumir con claridad, compañerismo y honradez las diferencias, llegar acuerdos amplios y mantenernos unidos y unidas pero no uniformes. Potenciar para ello la discusión política para que podamos hablar de renta básica, auditoría ciudadana e impago de sus deudas, procesos constituyentes, feminismos, ecosocialismo, plurinacionalidad. Construir nuestra hoja de ruta sin miedo a verbalizar las diferentes posturas.

Nosotros queremos darle la importancia pertinente a cada debate. Creemos que hay que centrar la importancia en plantear los posicionamientos políticos por una parte y además tener una discusión sobre lo organizativo que pueda reconfigurar los nuevos órganos. Votar juntos los documentos organizativo y ético con las listas generará una prorroga de tres años al sistema y cultura política de la maquinaria de guerra electoral. Un lujo que no nos podemos permitir.

El debate organizativo merece una discusión y cuidado especial por una cuestión, en estos dos años por Podemos y sus círculos han pasado decenas de miles de personas, la mayoría de las cuales, a pesar de haber votado a Podemos, no se han quedado a participar regularmente. Podemos ha sido capaz de fundar una política de lo “excepcional”, movilizando a millones de personas en momentos puntuales pero se ha mostrado menos capaz de proponer una política de lo “cotidiano”, de generar comunidad, solidaridades y redes de apoyo mutuo. Para ello es necesario territorializar la política, que no significa otra cosa que involucrarse en la creación de comunidad, en tejer movimiento en todos los espacios de la vida social, trabajando con otros actores para generar instituciones de clase autónomas. Este puede que sea uno de los principales retos de que tiene Podemos en el próximo periodo para no convertirse ni en un partido “relámpago” ni en un partido mas.

Potenciar la descentralización y la desmadrileñización de la dirección y el conjunto de la organización, generar órganos autónomos apegados a sus territorios -con consejeros elegidos directamente por asambleas ciudadanas autonómicas y con limitación para evitar órganos de una sola comunidad-, repartir el poder con medidas como una persona-un cargo que aumenten el número participantes y la desconcentración en la toma de decisiones. Son una serie de decisiones que necesitan de un espacio y un mimo especial, creemos que es posible llegar a consensos que construyan la organización que necesitamos para luego plantear las diferencias que tengamos en el proyecto y la hoja de ruta por equipos.

Lo queremos todo, como dice Teresa Rodríguez. Queremos una organización democrática, participada y plural que desafíe a los poderosos y genere comunidad. Queremos construir esa unidad popular mestiza desde abajo, como hicieron las experiencias municipalistas. Queremos volver al desborde de los inicios. Queremos salir a ganarlo todo.

Y para ello proponemos una alternativa de consenso, Por Un Podemos en Movimiento, que pretende a partir de esta reflexión para que Podemos avance gracias a los siguientes elementos:

  • Un sistema Dowdall que permita un sistema de elección proporcional y con listas abiertas.
  • Un debate organizativo y ético que altere la estructura de podemos de verdad.
  • Una propuesta feminista como elemento central del debate de la nueva asamblea ciud
  • Un régimen de incompatibilidades que incluya medidas contra la generación de nuevas oligarquías políticas como la de 1 persona, 1 cargo
  • Una consejo de 40 consejeros elegidos directamente con los territorios y un limite máximo del 35% del órgano de un mismo CCA.

Apostamos por el consenso en el debate de normas y avanzar en lo político. Confiamos en poder hacerlo entre todas las personas que participamos en Podemos.