¿Y si gana Corbyn?

A mediados de Abril Theresa May, en un movimiento sorpresa, convocó elecciones con el objetivo de barrer a la oposición laborista y obtener una victoria inapelable que la legitimara como primera ministra y favoreciera su posición en la negociación del “hard Brexit” con la Unión Europea. Una jugada política con la que May quería emular la victoria de Margaret Thatcher de 1983, cuando la líder conservadora superó a los laboristas por 144 asientos. Pero, contrariamente a lo que habían planificado los “tories”, la ventaja de hasta 22 puntos que tenía su partido en las encuestas de abril se ha esfumado. Y hoy una Cámara de los Comunes sin mayorías comienza a contemplarse como una posibilidad muy real.

A pesar de lo cuestionadas que están las encuestas inglesas después de las elecciones del 2015 y del referéndum del “Brexit”, en lo único en que están de acuerdo todas ellas es en la remontada de Corbyn, cuya magnitud es muy difícil de pronosticar. La evolución de la campaña ha sido absolutamente extraordinaria: de estar 20 puntos por debajo en las encuestas y con una valoración pública desastrosa, Corbyn y los laboristas han conseguido reducir la diferencia desde un solo punto porcentual hasta once, dependiendo de la encuesta. Aunque varía según la fuente, la reducción del margen es consistente en todas, lo que pronostica un resultado cuanto menos ajustado.

La campaña de los laboristas ha roto el guión de estas elecciones, en donde la victoria de May parecía ya preestablecida. Su gran éxito ha sido conseguir desplazar el marco de la discusión del Brexit a las políticas sociales, forzando a los conservadores a entrar en temas que no querían. Un buen ejemplo ha sido la polémica en torno a la propuesta Torie del llamado “impuesto a la demencia” (dementia tax) por el cual gente mayor con necesidades de cuidados tendría que sufragarlos con un impuesto adicional. Una decisión que generó bastante inquietud entre los votantes tradicionales del Partido Conservador, hasta tal punto que tuvieron que rectificar la medida.

Si la política de recortes es una de las patas fundamentales del programa de May, la segunda es “reducir y controlar” el número de inmigrantes europeos en el Reino Unido, dando punto final a la libertad de movimientos tras el Brexit, proponiendo rebajar el número de inmigrantes “netos” (273.000 el año pasado) a “decenas de miles”. Además, May se propone endurecer las medidas para facilitar visados a los inmigrantes de fuera de la Unión Europea, así como duplicar los impuestos que actualmente pagan las empresas (1.200 euros anuales) por contratar trabajadores extranjeros.

Por contra, los laboristas han hecho del eslogan “For the Many, Not the Few” (Para la Mayoría, No la Minoría) toda una declaración de intenciones que se concreta en un programa que supone una ruptura radical con la herencia del “nuevo laborismo”. Es la primera oportunidad real para una generación de votar por políticas que significarían un cambio fundamental y un desplazamiento hacia la izquierda. En este programa los laboristas han propuesto nacionalizar las principales empresas de servicios públicos, cuya privatización ha aumentado el coste de la vida; reformar las condiciones laborales, deteniendo el proceso de degradación en términos y condiciones, como la supresión de los contratos de cero horas; y construir una economía social en la que los elementos básicos necesarios para una vida digna – desde la educación y la vivienda hasta la asistencia social y las ayudas sociales – mejoren y, en muchos casos, sean de libre acceso. Mientras, los tories han centrado su campaña en la figura de May como líder fuerte y estable para negociar el Brexit, agitando propuestas de xenofobia institucional o populismo punitivo con la clara intención de ganar el doce por ciento de voto de extrema derecha que consiguió el UKIP en las elecciones del 2015.

La campaña de Corbyn ha conseguido recortar ostensiblemente la distancia con los Tories, gracias tanto a un discurso social que ha apelado a las clases populares, como recogiendo un voto anti o, en cierta medida, decepcionado con el Brexit. En esta remontada podemos aventurar que las posibilidades de victoria de Corbyn tienen mucho que ver con la movilización del voto juvenil, ya las encuestas muestran como los laboristas ganan por mayoría entre los menores de 40 años y en especial en las franjas de menor edad.

En la remontada de Corbyn y en el resultado final de las elecciones de hoy, la verdadera incógnita es cómo afectará el impacto de los atentados en Manchester y Londres. Mientras que May ha agudizado su discurso de populismo punitivo, homologándose en propuestas a la extrema derecha europea, Corbyn ha centrado su discurso en los recortes en policía local de los últimos años (conectados directamente con May como ministra de interior) y en el orgullo de pertenecer a una comunidad diversa que desafía al miedo evitando el enfrentamiento entre comunidades.

Lo cierto es que si finalmente sale de las urnas un Parlamento sin mayorías, el escenario recordaría mucho al de 1974, en donde el conservador Edward Heath había ganado por sorpresa cuatro años antes y decidió convocar elecciones anticipadas para que el electorado le diera “un mandato firme”, exactamente la misma estrategia empleada ahora por May. Plan que terminó con un parlamento sin mayorías y que propició acuerdos que acabaron con los Laboristas en Downing Street y la muerte de la carrera política de Heat.

Todo lo que no sea una mayoría absoluta de May se puede considerar una victoria de Corbyn. Aunque una mayoría laborista parece ahora mismo, no imposible pero si improbable, las encuestas no reflejan ni las diversas alianzas ni tampoco el voto útil en cada circunscripción por lo cual desconocemos el impacto que puedan tener en la composición final del parlamento mas allá de los porcentajes de voto. Pero repito, todo lo que no sea mantener o ampliar los escaños actuales supone una derrota para May y una legitimización de la validez de Corbyn como candidato. Y, de alguna forma, una derrota del “new labour” consolidando no solo a Corbyn como dirigente dos años después de que ganara las primarias, sino sobretodo la línea política seguida en el programa de los laboristas, que ha conseguido volver a ilusionar a capas muy importantes de las clases populares.

En definitiva, en abril podría parecer que Corbyn solo podía perder en estas elecciones, dos meses después de la convocatoria electoral parece que May solo puede perder. Una buena lección de cómo encarar no solo una campaña sino sobre todo de cómo conseguir que un programa político directo y claro se convierta en un elemento performativo y conecte con las aspiraciones de las clases populares de una vida que merezca la pena ser vivida.