Elecciones alemanas, ¿qué está en juego este domingo?

Este domingo se celebran elecciones parlamentarias en Alemania. Según todos los sondeos, la convocatoria parece un mero trámite: la CDU de Merkel parte como clara favorita para repetir gobierno y dar continuidad a las políticas de estos últimos años que han hecho de Alemania un país de millonarios con millones de pobres. Ahora bien, si rascamos un poco más y miramos de cerca, encontramos otros elementos que deberían llamar nuestra atención.

No es la única opción posible con las encuestas en la mano, pero sí muy probable que, en la búsqueda de una mayoría parlamentaria estable que ningún partido puede alcanzar por sí solo, se repita la Grosse Koalition entre el SPD y la CDU/CSU. Un experimento replicado varias veces en los últimos años pero con hondas raíces en la política alemana: la primera experiencia tuvo lugar allá por 1966. En las últimas décadas la fórmula ha contribuido de forma determinante a conformar ese “Gran Centro neoliberal” o “Extremo Centro” que tan funcional ha resultado para la gobernanza de las élites alemanas y europeas, empezando por el mismo Parlamento Europeo, en donde el propio candidato del SPD, Martin Schulz, ya fue presidente gracias al apoyo de la gran coalición de Socialistas y Populares.

Ahora bien, que el bosque no nos impida ver los árboles. El bipartidismo alemán pasará de sumar el 67% de los votos en 2013 (dos de cada tres apoyos electorales) a orbitar en torno al 50% si las cosas no cambian mucho de aquí al domingo dado el alto numero de indecisos que reconocen todas las encuestas. El gran responsable es, sin duda, el SPD, que se suma así a la crisis estructural y tendencial que vive la socialdemocracia europea. Con apenas un 20% de los votos, el partido de Schulz obtendría uno de los peores resultados de su historia a pesar de que su candidatura pretendía ser un revulsivo electoral, lo que demuestra que la crisis de la socialdemocracia europea es mucho mas profunda que lo que pueda solucionar uno u otro candidato o cambio cosmético. Pero tampoco ha hecho menos méritos la CDU en esta erosión del bipartidismo: la formación de Merkel va camino de recoger la mayor caída porcentual de todo el arco político alemán del que se beneficiaran fundamental mente los liberales y la ultra derecha.

La crisis del extremo centro y su desplome electoral deja vacíos de representación que están ocupando otras fuerzas políticas. Y ahí encontramos de nuevo dos elementos clave de estas elecciones. El primero es, sin duda, la entrada en el Bundestag de los populistas xenófobos de Alternativa por Alemania (AfD en sus siglas en alemán), siguiendo otro fenómeno igual de estructural y tendencial en Europa: la recomposición de las viejas y nuevas extremas derechas y derechas radicales. El segundo elemento es que, más allá de este caso concreto, AfD está disputándole la tercera posición a los ultra-liberales del FDP y a Die Linke, compañeros nuestros en el Grupo de la Izquierda Unitaria (GUE) en el Parlamento Europeo. Los tres partidos se mueven en torno al 10% en las encuestas, seguidos un poco más lejos por los Verdes, que también acusan una caída y una importante crisis que sacude a sus principales referentes europeos.

Pero, ¿cómo puede ser tan importante quién quede en tercera posición? Pues porque si se confirma que los dos partidos más votados conformarán la coalición gobernante, la tercera fuerza se configurará de facto como cabeza de la oposición. Y, siendo Alemania uno por no decir el principal teatro en donde se representa la gran obra europea de la Gran Coalición de partidos del Extremo Centro, quien encabece la oposición a este bloque en el país teutón será también una referencia para el resto del continente.

Que la Grosse Koalition de Merkel y Schultz tenga en frente a ultra-liberales (FDP), xenófobos nacionalistas de extrema derecha (AfD) o a la izquierda (Die Linke) determinará en gran medida el “color” de la impugnación y consiguiente recogida de desafectos que dejen las políticas de austeridad a su paso. No es lo mismo que este malestar se canalice hacia posiciones aún más liberales, hacia un mayor autoritarismo racista o hacia una apuesta por la justicia social, la democracia y los derechos universales. Puede que ese tercer puesto se decida finalmente por apenas unas décimas y no recoja en total más del 10% de todos los apoyos electorales. Pero su valor simbólico como principal voz crítica a la Gran Coalición alemana puede inspirar y servir de palanca para otras fuerzas del mismo campo ideológico en otros países de Europa. Pocas veces una medalla de bronce tuvo tanta importancia estratégica más allá incluso del territorio y la población llamadas a las urnas este domingo.