Opinion · Tomar partido

Crónicas desde el Astral: El Consejo Europeo abraza el modelo australiano de las migraciones

Escribo desde el Astral, uno de los barcos de búsqueda y rescate de Open Arms, con el que estamos bordeando la costa libia. Salimos el miércoles de Malta, a donde no sabemos si podremos volver porque en esta Europa los puertos se cierran a quienes rescatan personas y no bancos. Anoche, viendo en cubierta la puesta de sol, alguien dijo que parecían los cacareados valores fundacionales del proyecto europeo hundiéndose en esa gran fosa común en la que se ha convertido el Mediterráneo. Hoy nos hemos despertado con la noticia del vergonzante acuerdo sobre política migratoria que anoche, a altas horas de la madrugada, alcanzaron los jefes de Estado y de Gobierno reunidos en el Consejo Europeo. Hace apenas unos minutos nos hemos enterado de que cien personas se han ahogado a apenas unas millas de nosotros. He aprovechado un momento de descanso para escribir estas líneas rápidas de valoración.

Cuando arrancó ayer el Consejo, el debate parecía estar entre, por un lado, quienes, como Macron o Pedro Sánchez, pedían centros cerrados de retención en territorio europeo, europeizando así los hotspots que ya existen en Italia y Grecia; y, por otro lado, quienes, como el Grupo de Visegrado, la Italia de Salvini, Austria o el presidente del Consejo Donald Tusk, apostaban por establecer plataformas regionales de desembarco fuera de la UE, como ya ocurre en Turquía o en Libia gracias a vergonzosos y criminales acuerdos bilaterales (el conocido como modelo australiano de las migraciones). Y luego, en casa de todos, estaba Merkel, a quien le parecía bien una cosa u otra con tal de asegurarse una solución que alejase la patata caliente migratoria de las fronteras alemanas y, de paso, de la actualidad alemana y de su frágil gobierno tambaleándose estos días por la amenaza de la CSU bávara de dejarlo caer definitivamente si la canciller no volvía con un acuerdo medianamente satisfactorio.

Y al final, qué sorpresa, han ganado todos: habrá más CIEs en Europa y más CIEs fuera de Europa. No era muy difícil, cuando el debate apenas había olvidado la necesidad de actualizar y mejorar el sistema de acogida y asilo europeo o el cumplimiento de las cuotas de reubicación de refugiados, y se había centrado exclusivamente en dónde colocar los campos de internamiento, cómo seguir reforzando la Europa Fortaleza y externalizando aún más las fronteras comunitarias.

La UE abraza definitivamente el modelo australiano y pone el foco en Libia, ese Estado fallido en plena guerra civil, atravesado por facciones terroristas y señores de la guerra, con una supuesta Guardia Costera controlada por mafias y grupos armados, ahora reconvertida en socio preferente de la política migratoria europea. Un país donde ya se han reportado constantes violaciones de los Derechos Humanos e incluso casos de esclavismo en esos mismos campos de concentración (porque no tienen otro nombre) que tanto gustaban a Salvini y que ahora el Consejo Europeo ha comprado, con la excusa de que la Organización Internacional de las Migraciones y ACNUR contribuirán a su buen funcionamiento. Porque, claro, en cincos años ni las potencias internacionales, ni la OTAN ni la ONU han conseguido encauzar la guerra en el país, pero ahora un par de agencias sin apenas fondos ni mandato van a asegurar de repente que se cumpla el derecho internacional. Seguro.

Y qué decir de la fiabilidad de los guardacostas libios. Esos que, desde donde escribo, cruzamos los dedos para no ver aparecer en el horizonte, con sus kalashnikovs amenazantes, exigiéndonos abandonar la zona SAR. Y, a partir de este Consejo, con aún más legitimidad, porque desde ahora el ejército libio asume la coordinación del rescate marítimo. De esta forma, los barcos de la armada libia recibirán el aviso de embarcaciones a la deriva antes que cualquier ONG de rescate, llegarán antes a su encuentro y se encargarán, como les ha pedido la UE, de devolverlos a Libia, donde serán internados en agujeros del derecho.

Hace tiempo que el Gobierno italiano y el ejército libio trabajan juntos para asegurarse que sea este último el que intercepta a las y los migrantes en alta mar y los devuelve al país norteafricano. Esto, como tantas otras cosas que llevan pasando años en las fronteras europeas, viola el Derecho Marítimo Internacional (por no hablar de la Declaración Universal de los Derechos Humanos). Primero porque pone las labores de salvamento marítimo en manos militares y no civiles, con el apoyo del buque de guerra italiano atracado en el puerto de Trípoli. Segundo, porque asegura que las devoluciones en caliente sean aún más que ahora la moneda común, incluso antes de haber pisado siquiera suelo europeo. Llevamos meses denunciando que Italia está construyendo con fondos europeos un prototipo de plataforma de desembarco en Libia y que utiliza el proyecto Aurora para desviar fondos de cooperación al desarrollo a financiar esta externalización de fronteras y al ejército de un país inmerso en una guerra civil. Pero anoche el Consejo Europeo, lejos de criticar todo esto, decidió darle carta de normalidad y legalidad comunitaria.

Tres años de bloqueo después, la UE ha vuelto a fracasar a la hora de establecer ya no solo la reforma de Dublín o un sistema común de asilo, que ni están ni se les espera, sino incluso en mutualizar la recepción de migrantes o imponer unas cuotas de reubicación entre Estados Miembro. Al final quienes seguirán encargándose de todo esto serán los países fronterizos del sur de la UE y los países africanos de tránsito de las migraciones, a cambio de más fondos por parte de los Estados centrales y del norte. Más externalización de fronteras, más fondos de cooperación condicionados a ejercer de guardián de fronteras subcontratado, más legitimidad para regímenes autoritarios como los de Libia, Turquía o Marruecos, y un Mediterráneo aún más militarizado.

Para rescatar bancos o dar golpes de Estado financieros en Grecia, la UE aparece como un Estado fuerte y unido. Sin embargo, para rescatar a personas o defender los Derechos Humanos, la UE se asemeja a un Estado fallido, donde todo vale, sobre todo el sálvese quien pueda. Hoy la extrema derecha gobierna Europa a través de los partidos del Gran Centro neoliberal que cada día más compran su agenda y propuestas. El resultado es un acuerdo migratorio que nos venderán como de mínimos. Pues tienen razón: de mínimos de dignidad, de mínimo respeto a los Derechos Humanos y al derecho internacional, y de mínima consideración a un Parlamento Europeo, que de nuevo se queda sin voz ni voto en una decisión tan crucial para Europa.

Por mucho que Pedro Sánchez y otros líderes progresistas europeos nos quieran vender todo esto como un paso adelante en la construcción de una solución solidaria europea, solo hay que mirar con qué júbilo están acogiendo el acuerdo del Consejo los partidos de Merkel o Salvini. Como dicen ellos mismos: aunque no se ha llegado a la meta, por fin se ha tomado la buena dirección. Una razón más para darle la vuelta a Europa y girar en redondo.