¿De quién son rehenes los viajeros del Metro?

30 jun 2010
Compartir: facebook twitter meneame
Etiquetas: , , , ,
Comentarios

“El daño que están provocando a los viajeros es mucho mayor que el que sufrirían esos trabajadores si sus reivindicaciones no tuvieran éxito.” -Comunicado de la Organización de Consumidores OCU-

 

Desde el gobierno madrileño hasta el último tertuliano radiofónico, todos coincidieron ayer en denunciar que los madrileños hemos sido tomados como rehenes durante la huelga en el Metro. Estoy de acuerdo: no había más que darse una vuelta ayer por las atestadas paradas de autobús, las calles y los bares, o atender a quienes opinaban en radios y foros de Internet, para comprender el secuestro que sufren muchos trabajadores.

No me refiero al hecho de que tuvieran que apretarse en los autobuses, chupar atascos y llegar tarde. Hablo de otro tipo de secuestro: el ideológico, ése por el que millones de trabajadores han sido abducidos, desclasados, desprovistos de todo residuo de conciencia de clase y arrojados desnudos a la calle, donde sólo les queda quejarse, sentirse atacados en sus derechos, y llamar privilegiados a los conductores de metro, insolidarios a los huelguistas y chupópteros a los sindicatos.

En cada huelga, los afectados dejan de ser trabajadores para convertirse en usuarios, consumidores, clientes o viajeros, y sólo se recuerda su condición de asalariados para denunciar el problema que les supondrá llegar tarde a su empresa –me gustaría saber cuántos fueron despedidos o sancionados al llegar tarde por una causa de fuerza mayor como ésta-. Una organización de consumidores OCU, pidió que prevalezca “el derecho de los usuarios a la utilización del transporte público”; un derecho que por más que busco no encuentro en la Constitución –donde si está el derecho a la huelga-.

Es ese secuestro mental, y no los abusivos servicios mínimos ni la precariedad generalizada, el principal obstáculo para que una huelga general pueda tener éxito hoy –aparte de la división sindical, como se vio ayer en Euskadi-.

Mientras, quienes más pierden con la huelga son los propios trabajadores del Metro: días de sueldo, posibilidad de sanciones y una agresiva campaña de desprestigio que tapa los motivos de su movilización. Recordémoslos: no hacen huelga por unos pocos euros, sino por un incumplimiento del convenio colectivo que, de permitirse, sentaría precedente.


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley.

Los comentarios que contengan insultos, descalificaciones, difamaciones, falsedades, enlaces inapropiados, comerciales y publicitarios o que contengan preguntas o valoraciones sobre el sistema de comentarios serán revisados para valorar su publicación, pudiendo ser eliminados. El cauce adecuado para la resolución de preguntas sobre el servicio de comentarios consiste en el envío de mensajes mediante el formulario que se encuentra en nuestra página de Contacto.

Los Usuarios que atenten con sus comentarios contra la imagen de Público, de sus trabajadores y propietarios o que utilicen cualquier tipo de técnica, fórmula o composición literal en sus mensajes para eludir los criterios de moderación o aquellos que suplanten personalidades de otros usuarios serán bloqueados en el servicio, eliminándose sus comentarios e impidiéndoles continuar publicando comentarios mediante su cuenta.

comments powered by Disqus