Valor para echarle un pulso a Aguirre

04 Oct 2011
Compartir: facebook twitter meneame
Etiquetas: , ,
Comentarios

 

Quien quiera echarle un pulso a Esperanza Aguirre tiene que pensárselo dos veces antes de sentarse ante la mesa y remangarse el brazo, pues la lideresa ha tronchado ya varios huesos en su carrera. Así que quien la reta debe de estar muy seguro de sus razones y sus fuerzas, o ser un temerario. Entiendo que los profesores de secundaria madrileños están en el primer grupo, y por eso aprietan el pulso convocando hoy y mañana otras dos jornadas de huelga.

Como digo, hay que tener muchos arrestos para aguantarle un pulso, pues a ella le gustan los desafíos, le dan vidilla, y disfruta quebrando muñecas. En su carrera ha demostrado dos cosas: que cuando alguien le ofrece el brazo sobre la mesa, ella se lo toma como un combate a muerte; y que cuando hace falta no duda en jugar sucio, como esos contendientes que en el pulso dan patadas bajo la mesa, echan pimienta a los ojos o te ponen algo en la bebida.

Que se lo digan a quienes han osado desafiarla alguna vez, bien saben cómo se las gasta: colectivos criminalizados, trabajadores abrasados, rivales políticos para desguace, y compañeros de partido que le tosieron y todavía se arrepienten.

En el caso de los profesores, el pulso no sólo va contra ella, sino contra su consejera, Lucía Figar, que por lo visto es su protegida y posible sucesora, de modo que vivirá el enfrentamiento como un todo o nada. Por ahora juegan a aguantar, a ver si la protesta se desinfla por cansancio y frustración, sabedoras de que no todos soportan por igual perder días de sueldo y salir a la calle cada semana. Y si la resistencia no afloja, ya lanzarán alguna patada bajo la mesa para romper la unidad sindical o desprestigiar a los convocantes. Para colmo, cuentan con una ventaja: que si el conflicto afecta a la imagen de la enseñanza pública, encantadas de la vida, pues su apuesta es la privada. “Las huelgas son una bofetada a las familias que eligen la escuela pública”, dijo ayer Figar.

Sólo por la valentía de echar un pulso a la más bruta de la taberna, ya merecen nuestro apoyo. Pero es que además tienen razón: esto no es un conflicto laboral, nos afecta a todos. Así que todos deberíamos estar ahí, empujando para doblarle el brazo, y denunciando las trampas. Porque como nos limitemos a ver cómo le rompen la muñeca a los profesores, menos posibilidades tendremos cuando nos toque remangarnos.


comments powered by Disqus