ETA, no te vayas

22 oct 2011
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Algo se muere en el alma cavernaria cuando una serpiente se va. “ETA alardea de sus asesinatos y emplaza al Gobierno a negociar”, gruñe El Mundo a cinco columnas ante el fin del terrorismo. “ETA ni se disuelve ni entrega las armas”, cizaña ABC, que ve cómo La Gaceta sube su apuesta con un prolegómeno: “Mil asesinatos después, ETA ni se disuelve ni entrega las armas”. Libertad Digital gana el concurso de titulares ni-ni: “La paz de ETA: ni se disuelve, ni se arrepiente ni entrega las armas”.

Prudente, como lo ha sido su señorito Mariano, La Razón se conforma con “ETA cesa su actividad armada sin entregar las armas”. Claro que luego llega José Antonio Vera a enseñarnos la patita con una pregunta que roza la indecencia: “¿Acaso no podían esperar a que pasaran las elecciones?”. Ahí le duele. Y a Arcadi Espada, por lo que deja escrito en El Mundo, también: “Sólo lamento el beneficio que de este último tiro en la nuca saque el nacionalismo”.

Metido a Churchill turolense, Federico Jiménez Losantos teclea furioso en su blog de Libertad Digital: “Por no enfrentaros de verdad al terrorismo habéis creado la mentira de la paz. Tendréis una paz de mentira y, por supuesto, no os libraréis del terrorismo”. Antes, había encargado a su escriba un editorial titulado —les va a sonar— “La nueva trampa de ETA”.

Partes blandas

De luto riguroso por el óbito del ofidio, Hermann Tertsch se hace el derrotado en ABC: “ETA deja claro quién ha vencido. Su larga lucha ha sido recompensada”. Carlos Herrera —él siempre más— se retrata en la columna vecina, con el cadáver de Gadafi haciendo un cameo: “Los mismos idiotas que se tocaban las partes blandas leyendo el Libro Verde, pondrán también los ojos en blanco leyendo este nuevo/viejo comunicado de ETA”.

En Cope, misa negra, que en realidad es gris porque el editorialista no da para más: “Estamos sólo ante un cambio de estrategia de los terroristas”. Listo, Calixto. En la sacristía de al lado, Cristina López Schlichting luce el cilicio dialéctico de rigor y da rienda suelta a su imaginación: “En las aldeas del País Vasco, cuando te mataban al hijo o al marido, sabías quién había sido”.

Y como aún se puede ser más patético, el editorialista de La Gaceta se luce: “Resulta curioso ver cómo las hienas de ETA han asumido con vehemencia el lenguaje de género que tanto han impulsado Pajín y Aído”. Están desconsolados.


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus