Eres un miserable y un cobarde (Pedro Morenés)

28 dic 2015
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Es difícil alcanzar el nivel de mezquindad que has conseguido en estos casi veinte años de carrera profesional. Primero estuviste ocho años en el gobierno de José María Aznar (de 1996 a 2004), después pasaste por las industrias relacionadas con las áreas que ocupaste (Grupo Segur, Construcciones Navales del Norte, MBDA e Instalaza) y, por último, llegaste a la cumbre siendo ministro de Defensa (2011-2015).

Impulsaste, en tu primera etapa, la compra de los planes especiales de armamento (PEAs) por los que España debe más de 21.000 millones de euros de un total de más de 30.000 (Constantino Méndez, Secretario de Estado de Defensa en el año 2011: “Hemos comprado material que no necesitamos, para escenarios que no se van a producir y que no podíamos pagar ni antes ni ahora“).

Gracias a ti y a otros como tú (Aznar, Zapatero, Trillo, Bono y Chacón incluidos), la deuda es prácticamente impagable. Con todo ese dinero, compramos un submarino que no flota (S80), un avión que no vuela (A400M, varios muertos en accidente en Sevilla), material inservible como carros de combate (Leopard) y aviones (Eurofighter, dos accidentes con víctimas mortales de un total de tres)…

En tu paso por la empresa privada te hiciste famoso porque Instalaza, en la que trabajabas, vendió bombas de racimo a Gadafi y este las usó contra población civil. Hasta en el New York Times se han contado tus proezas. Por si no fuera suficiente, tu empresa tuvo la desfachatez de pleitear contra el gobierno porque este no le permitió seguir fabricando las temibles bombas de racimo. A ti la muerte te da igual, lo que te importa es el dinero.

Volviste, ya como ministro de Defensa, y durante ese periodo se cayeron dos helicópteros del SAR. En ambos viajaba el sargento Ojeda, que sobrevivió al primer accidente con víctimas mortales y pereció en el segundo (aunque entre las dos desgracias padeció otro accidente). No hiciste nada por remediarlo, ignoraste las denuncias de muchos, entre ellos de Sebastián Ruiz, padre del teniente del mismo nombre fallecido en el primer accidente aéreo. Si le hubieses escuchado después del primer accidente, si hubieses evitado que los helicópteros canibalizasen las piezas con un aumento del gasto en mantenimiento (algo que muchos te pedimos desde hace tiempo), el sargento Ojeda y sus compañeros es muy probable que siguieran vivos. Pedro, no es que no sobreviviesen al accidente es que no te sobrevivieron a ti, a tu nefasta gestión y a la complacencia y mediocridad de la cúpula militar. Para rematar el despropósito, las gestiones que realizaste después del accidente fueron un auténtico insulto a las familias y a todos los españoles, un escupitajo en la cara.

Eso sí, no olvidaste comprar por valor de otros 10.000 millones de euros en noviembre de 2014, ni adjudicar contratos a tus antiguas empresas por más de 30 millones de euros. Tampoco dejaste de dar contratos a El Corte Inglés, dirigido por Dimas Gimeno (tres veces candidato a Falange), tanto que hoy Bruselas investiga contratos otorgados por valor de 190 millones de euros. Eso por no hablar de las supuestas investigaciones de los servicios de inteligencia de media Europa, que están intentando verificar si los uniformes que llevan los combatientes del ISIS son de este centro (Mil21). El tal Dimas es otro patriota como tú.

Tal era la situación, la infamia, que llegaste a ser apartado de la adjudicación de compras porque el tufo se volvió insoportable hasta para un gobierno, como el del PP, que está más que acostumbrado a rodearse de corrupción. Diría yo, con más precisión, que se ahoga en ella.

Te importó un pimiento que la embajada española en Kabul estuviera situada en una zona peligrosa en la que no se encuentran la mayoría de las embajadas (el embajador duerme en la zona segura junto a casi todas las legaciones importantes) y dio lo mismo que ello fuera por dinero. Lo principal era, y es, que se pudieran comprar las fragatas F-110 en las que, casualmente, se montan misiles de tu antigua empresa, MBDA. Lo principal era, y es, gastar más para intentar que el submarino que no flota, flote. Nuevamente, murieron personas, Pedro, personas, y volvisteis a intentar engañar a todos pensando en los votos (por poco, según vuestra versión, no hubo ni ataque). Nueva tragedia, nuevo escupitajo en la cara.

El día antes de abandonar el cargo, o quizás dos días antes, firmaste la no indemnización de los accidentados en Hoyo de Manzanares (2011): cinco muertos y tres heridos por minas en mal estado. No fueron los únicos, en total diez de los últimos once militares expertos en explosivos han fallecido por manejar minas en mal estado y solo uno por las minas del enemigo. ¡Nuestras minas son más peligrosas que las del enemigo! 

No solo eres una persona infame, también eres un cobarde. Podrías haber firmado esa orden hace meses y asumir las consecuencias de ello, pero te escondiste demostrando tu naturaleza reptil para aparecer unos días antes de las elecciones. Lo hiciste así para no perder votos, que al fin y al cabo es lo único que te interesa junto al dinero.

Lo cierto es que no puedes mirar a la cara de este militar, ni de muchos otros. No puedes mirar a la cara de los familiares de los civiles masacrados en Libia con tus bombas de racimo ni a los que resultaron heridos. No puedes mirar a la cara de los familiares de los militares muertos por tus negligencias ni a los heridos a consecuencia de estas. No puedes mirar a la cara de la sociedad española porque tienes los bolsillos llenos de dinero manchado de sangre y muerte.

Nunca olvides que cada vez que un refugiado fallece en el Mediterráneo o de camino a Europa se debe a la labor que has hecho junto a otros para conseguir multiplicar la industria armamentista en España por 44 (200 millones de euros en el año 2000 a 8.800 millones en el año 2014). Eres responsable de ello. Ni más ni menos que dos millones de refugiados están al borde del drama o han encontrado la muerte, la desgracia o la mutilación por negocios tan miserables como el tuyo.

Espero que algún día se haga justicia contigo y con los que son como tú, mientras tanto muchos lucharemos para que no se olvide tu legado.

 

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra y autor de las novelas “Código rojo” (2015) y “Un paso al frente” (2014).

Puedes seguirme en Facebook y Twitter.

“Código rojo le echa huevos al asunto y no deja títere con cabeza. Se arriesga, proclamando la verdad a los cuatro vientos, haciendo que prevalezca, por una vez, algo tan denostado hoy en día como la libertad de expresión” (“A golpe de letra” por Sergio Sancor). ¡Consíguela aquí!

captura10


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus