La repugnante bajeza moral de nuestros gobernantes

26 Ene 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

España ha logrado en el primer semestre de 2015 un récord histórico al exportar a Arabia Saudí armamento por valor de 447,6 millones de euros, la mayoría de dicho gasto se ha dedicado a “dos aviones de reabastecimiento en vuelo, aunque también se vendieron repuestos para aviones de transporte, piezas de motores para cazas de combate, munición ligera y una estación de control remoto para armas”.

Los encargados de aprobar las ventas de armamento son los componentes de la JIMDDU (Junta Interministerial Reguladora del Comercio Exterior de Material de Defensa y Doble Uso), cuya suma de letras es completamente indescifrable y no da ni para la formación de un acrónimo que pueda ser recordado. Esta cuestión, aunque pueda parecer superflua, resulta bastante reveladora de las intenciones oscuras de sus creadores y sus componentes. Está compuesta por el secretario de Estado de Comercio, Jaime García Legaz (el amiguito del pequeño Nicolás), y varios cargos de otras instituciones (Exteriores, CNI, Guardia Civil, Policía Nacional, Fuerzas Armadas…), siendo sus decisiones vinculantes para la Secretaría de Estado de Comercio Exterior, que es la que otorga las licencias de exportación.

En la venta de armas ayuda en muchas ocasiones la Casa Real, ya que Juan Carlos I se ha distinguido por mantener relaciones extraordinarias y envidiables con las más ruines calañas de nuestro planeta. Por lo visto en las cifras de ventas del año 2015 y los viajes en el primer año de reinado de Felipe VI, este parece decidido a seguir cuidando las relaciones con Arabia Saudí, Qatar, Emiratos Árabes,…

Captura de pantalla 2016-01-26 a las 12.28.02

Hay que afirmar que todos y cada uno de ellos son responsables máximos de la barbaridad y el desprecio a los derechos humanos que supone vender armas a Arabia Saudí y otras monarquías del Golfo. Que nadie olvide que también son cómplices de los crímenes de guerra que los saudíes y el resto de monarquías están cometiendo.

Esto es exactamente y según la BBC lo que ha aprobado España, con lo que ha cooperado, y con lo que se han lucrado nuestras empresas:

En noviembre de 2015 la cifra de muertos en el conflicto en Yemen sumaba 5.700 muertos, de ellos más de 800 eran mujeres y niños.

Solo en Yemen, Médicos Sin Fronteras (MSF) ha denunciado tres ataques en los últimos tres meses que han causado varios heridos y muertos. El último de ellos este mismo mes de enero en Sada ha dejado seis muertos y decenas de heridos.

Mientras esto sucede, Arabia Saudí se presenta a nuestra sociedad como un paraíso en el que reinan los “hermanos” de Juan Carlos I y Felipe VI, tanto que este último quería visitarlo por segunda vez en menos de dos años de reinado en febrero de 2016. Finalmente, no le quedó más remedio que suspender el viaje (aunque casi no se ha publicado al respecto) debido a que su anuncio tuvo la inmoralidad de producirse después de saber que se ejecutarían a 47 personas. Que nadie piense que hicieron una rectificación o una reprobación por ello, se limitaron a afirmar que aplazaban el viaje, sin casi repercusión mediática, como si lo que hubiese de por medio no fuese medio centenar de cadáveres, sino un resfriado cualquiera.

Este país “hermano” nuestro y de nuestros reyes, es el país al que hemos vendido carros de combate, aviones, munición, armas y pretendemos vender corbetas. Es el país en el que hacemos negocio construyendo un tren de alta velocidad a la Meca o el metro de Riad.

Pero es mucho más que eso. Es un país cuyo parecido al EI es estremecedor. Ali Mohamed al Nimr fue condenado a morir decapitado y crucificado hasta que su cuerpo se pudriese por difundir en un móvil las protestas que pedían la llegada de la democracia… ¡¿Democracia?!… Y como él casi doscientas personas más en un año.

Captura de pantalla 2016-01-26 a las 12.32.38

Es lamentable que en los telediarios se emitan imágenes de decapitaciones de los terroristas del Estado Islámico pero se oculten y censuren las que conciernen a lo que sucede en nuestro país amigo

Por si todo esto fuese poco, Arabia Saudí ha sido acusada en múltiples ocasiones de financiar directamente o permitir que sus ciudadanos financien al Estado Islámico. El vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel, ha advertido que “el tiempo de mirar hacia otro lado ha pasado” y que no puede ser que “los centros wahabíes se financien en todo el mundo gracias a Arabia Saudí”. También resaltó la importancia de saber quién “ha suministrado ahora y en el pasado los medios financieros para armar al EI” para evitar que ocurra en el futuro. Gerd Müller, ministro alemán, mandó un mensaje parecido en el canal ZDF: “¿Quién financia a estos combatientes (por el EI)? Yo pienso en Qatar”.

Somos responsables

La carne quemada, los niños mutilados, las ciudades destruidas, la decapitación y crucifixión de centenares de ciudadanos, la vulneración permanente de los derechos humanos, los ataques contra hospitales de Médicos Sin Fronteras y la financiación de los terroristas del Estado Islámico, que luego asesinan a miles de personas en el mundo, deberían ser motivos suficientes para dejar de vender armas a las monarquías del Golfo, por muy “amigas” que sean de nuestros monarcas y muchos negocios que tengan con ellos.

Por desgracia, toda esta bestialidad no es problema para Juan Carlos I, Felipe VI, Pedro Morenés, el Partido Popular (ni el PSOE, cuyas ventas de armas no fueron precisamente impecables), la JIMDDU (junta que aprueba las ventas de armas) o nuestros medios de comunicación… No es problema para ninguno de ellos porque los derechos humanos, la democracia, la muerte de civiles bombardeados, los hospitales destruidos, la decapitación o la ejecución de personas poco o nada parecen importar. Lo realmente valioso es el negocio, el dinero, las comisiones, las audiencias, las amistades…

Me avergüenzo de la venta de armas y de cualquier negocio con países tan sucios y manchados de sangre como estos. Me avergüenzo de tener un gobierno y unos reyes que sean tan amigos y tan cómplices de sátrapas y asesinos cuando lo que tenían que hacer es exigir responsabilidades y un juicio a muchos de ellos en los tribunales internacionales. Me avergüenza que Felipe VI pretenda volver a visitarles, que Juan Carlos I vaya a sus campeonatos de Fórmula 1 (y más cositas que ha hecho y hace), que Pedro Morenés se haya hecho rico vendiendo bombas de racimo que matan a inocentes… y que nosotros traguemos con todo esto y con mucho más. Me avergüenza mucho.

 

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra y autor de las novelas “Código rojo” (2015) y “Un paso al frente” (2014).

Puedes seguirme en Facebook y Twitter.

“Código rojo le echa huevos al asunto y no deja títere con cabeza. Se arriesga, proclamando la verdad a los cuatro vientos, haciendo que prevalezca, por una vez, algo tan denostado hoy en día como la libertad de expresión” (“A golpe de letra” por Sergio Sancor). ¡CONSÍGUELA AQUÍ FIRMADA Y DEDICADA!

captura10

 


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus