Fanáticos y cadeneros al frente de la Guardia Civil: “El aborto tiene algo que ver con ETA”

06 Mar 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

En los últimos años hemos tenido altos cargos que bien podrían haberlo sido durante la dictadura, lo que es más que obvio en Defensa e Interior. Por poner tres ejemplos, Pedro Morenés, aristócrata, vinculado a la industria armamentista y enriquecido gracias a la venta de armas, muerte y destrucción, fue nombrado ministro de Defensa; Jorge Fernández Díaz, ultraconservador y fanático religioso ha terminado siendo ministro del Interior; y Arsenio Fernández Mesa, un cadenero, ha sido nombrado Director de la Guardia Civil. Los tres, de haber nacido unas décadas antes, muy probablemente habrían ocupado puestos de responsabilidad durante el régimen totalitario.

Es preocupante que estos personajes, entre otros muchos, hayan escalado dentro del PP sin que se hayan producido fricciones de consideración. Jorge Fernández Díaz afirmó en 2013 que “el aborto tiene algo que ver con ETA” y Soraya Saénz de Santamaría dejó bien claro que de ser ciertas dichas manifestaciones habría consecuencias. La consecuencia fue la de siempre, dejar pasar el tiempo hasta que el asunto se olvidase. Y se olvidó. Sin embargo, la expresión es de una gravedad extrema ya que dicha comparación solo puede ser sostenida desde posiciones de la ultraderecha y el ultracatolicismo.

Captura de pantalla 2016-03-06 a las 13.32.23

Es evidente, dejando a un lado el uso partidista que hace el PP de ETA (“ETA desea un gobierno de Podemos y PSOE”), que el ministro del Interior es una persona que se posiciona claramente en el fanatismo. Ha afirmado que tiene un ángel, Marcelo, que le ayuda a aparcar; que el matrimonio gay no garantiza la especie; que Catalunya sería pasto del terrorismo en caso de independizarse; que las cuchillas de Melilla solo producen lesiones leves; o que le den la dirección de los inmigrantes para enviarlos tranquilamente. Ello sin olvidar que recibió a Rodrigo Rato para tranquilizarle por las amenazas que recibía en Twitter o que abrió expedientes a casi toda la cúpula de AUGC, la asociación mayoritaria. En un país moderno no habría sido nunca ministro o habría sido cesado en algún momento.

También es un problema del PSOE

La historia nos demuestra que el poli bueno, el PSOE, cuando llega al poder se olvida de las promesas electorales y cambia poco o nada de lo consolidado por el poli malo. Parece como si el PP hiciera aquello que el PSOE no se atreve aunque en el fondo comparte. Desde luego, no es muy esperanzador que el PSOE esté tan alineado con personajes como Pedro Morenés, con el que han mantenido un nivel bajo de oposición, la misma política de compra y venta de armas y firmado las nuevas leyes de régimen disciplinario y de la carrera militar (la puñalada por la espalda a la que se refería Irene Lozano cuando criticaba al PPSOE del que hoy forma parte).

No se conoce tampoco gran oposición a Jorge Fernández Díaz o Arsenio Fernández Mesa porque ambos partidos son el mismo en cuestiones de Defensa e Interior.

Tal es la situación que ni en las Fuerzas Armadas ni en la Guardia Civil se han producido avances reales con los socialistas, ya que tanto la justicia militar como los órganos de control militares dentro de las Fuerzas Armadas se han mantenido casi intactos desde la dictadura y la Guardia Civil sigue siendo un órgano militar a pesar de las promesas socialistas de desmilitarizarla.

Por ejemplo, la respuesta de Arsenio Fernández Mesa, ese cadenero que patrullaba las calles con sus amigos falangistas, no fue muy diferente a la que tuvo Alfredo Pérez Rubalcaba en 2007 cuando se abrieron expedientes a 16 miembros de la cúpula de AUGC. Ante la petición de progreso y cambio, la respuesta fue la misma tanto con el PSOE como con el PP en el gobierno: represión.

Captura de pantalla 2016-03-06 a las 13.28.29

Policía Única: 3.000 millones de euros de ahorro y 5.000 agentes más

Sin embargo, la desmilitarización de la Guardia Civil supondría su unión con la Policía Nacional y la formación de la Policía Única. Ello mejoraría los servicios ofrecidos a la ciudadanía, la integración más armoniosa de este cuerpo dentro de la sociedad, un aumento de 5.000 agentes en las calles por la racionalización de las tareas burocráticas y un ahorro anual estimado en 3.000 millones de euros. En diez años, hablamos de un ahorro mínimo de ¡¡¡30.000 millones de euros!!! (casi un rescate bancario) que podrían ser invertidos en sanidad o educación.

¿Por qué no se materializa?

Como casi siempre lo que se esconde es una mezcla de caciquismo y tradiciones. La Policía Única terminaría con un sistema anacrónico, la Benemérita, más cercano al militar que al civil, mucho más próximo al siglo XIX cuando se fundó este cuerpo que al actual siglo XXI. Al jefe de turno lo que le interesa es mantener su cortijo aunque ello suponga mayor ineficacia de cuerpos policiales fragmentados, duplicidades y la falta de coordinación ante amenazas como el terrorismo.

Terminar con los suicidios, acosos, abusos y corruptelas

Para los guardias civiles conseguir este avance sería muy importante para reducir los casos de acoso y suicidio que se están produciendo y ver una mejora sustancial en derechos y libertades. Sabemos que en la Guardia Civil se produce un suicidio cada 26 días (447 suicidios y 52 intentos desde 1982), situación que en un cuerpo policial más moderno y abierto a la ciudadanía sería mucho más bajo.

El último caso lo hemos conocido esta misma semana gracias a Público y Carlos del Castillo: La Guardia Civil está presionando para que Vanesa Fraga, guardia civil que intentó suicidarse, declare en contra de la opinión de los médicos. Vanesa se disparó hace unos meses por el acoso homófobo que denunció estar sufriendo desde que se casó con su pareja. Es completamente aberrante e inhumano presionar a una persona que se ha intentado suicidar y que ha estado internada en un centro psiquiátrico para que declare, más aún en contra del criterio de los médicos.

Captura de pantalla 2016-03-06 a las 13.28.59

Una Guardia Civil (y unas Fuerzas Armadas) moderna, integrada en la sociedad y al servicio de los ciudadanos debe ser un objetivo prioritario de todos porque con ello nos ahorraremos mucho dinero y muchos muertos.

El primer paso sería que no la dirigiesen fanáticos ni cadeneros, pero para ello sería bueno que no les votásemos.

 

Pd: Mis condolencias a los familiares y amigos de José Antonio Pérez, atropellado este viernes en un control.

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra y autor de las novelas “Código rojo” (2015) y “Un paso al frente” (2014).

Puedes seguirme en Facebook y Twitter.

“Código rojo le echa huevos al asunto y no deja títere con cabeza. Se arriesga, proclamando la verdad a los cuatro vientos, haciendo que prevalezca, por una vez, algo tan denostado hoy en día como la libertad de expresión” (“A golpe de letra” por Sergio Sancor). ¡CONSÍGUELA AQUÍ FIRMADA Y DEDICADA!

captura10


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus