Erdogan, el amigo nazi de Europa y la OTAN

Han sido suficientes diez días para que los grandes medios de comunicación hayan perdido el interés en Turquía y la hayan convertido en noticia de segundo o tercer nivel. Decenas de miles de personas están siendo depuradas (detenciones, arrestos, despidos o suspensiones) a las puertas de Europa sin que ello sea lo suficientemente relevante, no tanto como la lluvia sucia o las playas llenas de turistas. Más grave aún, esta purga se está produciendo sin garantías jurídicas y bajo la sombra de la restauración de la pena de muerte.

Europa se apoyó en Turquía para no mancharse las manos de sangre, para que fuera esta la que acometiese el necesario genocidio con los refugiados, pasivo si pudiera ser, por aquello de la exquisita educación europea. Mejor dejarlos morir de hambre que matarlos, aunque si no hay otra opción y hay que descerrajarles varios tiros a bocajarro, adelante. No es tiempo de sutilezas.

Captura de pantalla 2016-07-24 a las 11.59.35

Occidente se apoyó en Turquía, miembro de la OTAN, para derrocar a Siria y alimentar al siempre lucrativo Estado Islámico.

¿Quién le explica a Erdogan lo amoral e ilegal de su conducta, la Europa genocida o el Occidente creador del Estado Islámico? ¿Quién lleva a Erdogan ante un Tribunal Internacional, la España de Aznar, el Reino Unido de Blair o los EE.UU. de Bush?

No eligieron a Turquía por casualidad, escogieron a Turquía porque su presidente, Recep Tayyip Erdogan, profesaba una admiración pública por Adolf Hitler y alguien semejante puede y debe ser muy útil. El Führer siempre fue admirado secretamente (y no tan secretamente), por los poderes que nos gobiernan. Aquello de reducir costes eliminando a los más débiles siempre resultó seductor para el poder y el dinero, porque suponía eliminar de la ecuación a los que consumen recursos del sistema sin aportar al mismo, parásitos que deben desaparecer de la pirámide de población y de las estadísticas. El capitalismo va de eso, de dinero, de sumas y restas, de beneficios y cargas, de cuantificación y cosificación de los seres humanos, de campos de concentración… Perdón, quería decir campos de refugiados.

La génesis ideológica del disparatado discurso de Hitler, como la eugenesia, no habría que buscarla en su retorcida mente, sino en grandes personalidades y países que sorprenderían a más de uno (Winston Churchill o EE.UU., por ejemplo). Es por ello que en su momento resultó lógico que Adolf Hitler fuese nominado al Premio Nobel de la Paz.

Captura de pantalla 2016-07-24 a las 11.54.33

Ni siquiera la tragedia acaecida durante la “Noche de los cristales rotos” (7 de noviembre de 1938), solo unos meses antes de la candidatura a tan prestigioso premio (1939), pudo impedirlo. Aquella noche más de 1.000 sinagogas fueron quemadas, más de 7.000 establecimientos judíos quedaron dañados y más de 30.000 judíos fueron detenidos y deportados. El Holocausto resultó para el mundo y para los alemanes tan intrascendente como lo es hoy el genocidio de los refugiados, los 65 millones de desplazados en todo el mundo o la purga turca.

La noche de los cristales rotos en Turquía va camino de las dos semanas y ha arrastrado a casi 70.000 turcos, más del doble que los nazis en tan infame noche. Erdogan puede sentirse satisfecho porque si consigue restablecer la pena de muerte y se emplea a fondo con los disidentes políticos, los refugiados y los kurdos podrá seguir los pasos de su admirado dictador.

Captura de pantalla 2016-07-24 a las 12.10.58

Ahora es cuando uno se pregunta por qué no actúa Europa aplastando sin contemplaciones al filonazi de Erdogan de la misma forma que arrodilló a Grecia hace no tanto por su insolencia. No lo hace porque la triste realidad es que la maestría para moverse en las aguas fecales del fontanero Erdogan es imprescindible para que el sistema continúe funcionando y su fontanería nos resulta tan beneficiosa como lo fue la desaparición de judíos a los alemanes que ocuparon sus casas y sus negocios.

Si dentro de una década tenemos un problema de enormes dimensiones en Turquía por su radicalización, será el momento de beneficiarnos otra vez más del asunto: aumento del gasto en seguridad y armamento, recortes en libertades y derechos y una costosa/lucrativa intervención militar.

Y nosotros, al margen de seguir narcotizados, ¿por qué no nominamos a Erdogan al Premio Nobel de la Paz?

 

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra.

En la actualidad, sobrevivo gracias a las ventas de Código rojo¡CONSÍGUELA AQUÍ FIRMADA Y DEDICADA!. “Código rojo le echa huevos al asunto y no deja títere con cabeza. Se arriesga, proclamando la verdad a los cuatro vientos, haciendo que prevalezca, por una vez, algo tan denostado hoy en día como la libertad de expresión” (“A golpe de letra” por Sergio Sancor).

Tal vez te puedan interesar las novelas “Código rojo” (2015) y “Un paso al frente” (2014).

Puedes seguirme en Facebook móvil, Facebook internet, luisgonzalosegura.com y Twitter (@luisgonzaloseg).

captura10