Opinion · Un paso al frente

Cospedal, otra bofetada del Régimen

Otro mamporro más y seguimos sin reaccionar. La composición del nuevo gobierno de Mariano Rajoy es una descarga de fusilería que se ha podido producir porque trece millones de personas nos han situado en el paredón. Se puede comprender la disparidad ideológica, máxime después de ocho décadas de infamia y tres siniestros jefes de Estado, pero es incomprensible por completo la estupidez sistémica que nos ha arrodillado ante unos caciques a los que parece siguen perteneciendo nuestras vidas y, peor aún, nuestras desgracias y nuestras muertes. Me explicaré.

Entiendo (aunque no comparto) que sean muchos los que defiendan la unidad de España, su soberanía y su independencia, aunque sean entelequias, fantasmas de un pasado de naciones-estado que la globalización y el liberalismo han dinamitado. Entiendo, pues, la respuesta conservadora macerada durante ochenta años en escuelas, libros, periódicos y discursos. Y entiendo, finalmente, que sean mayoría los que apuesten por el capitalismo y el liberalismo salvaje, ese que consiste en esclavizar a los refugiados sirios en las fábricas de Zara y Mango para aumentar la desigualdad y la pobreza en nuestro país y convertir al resto del mundo en un campo de batalla con 65 millones de desplazados. Y hasta entiendo que se quiera defender esa esclavitud con concertinas que laceren a aquellos que tuvieron la desgracia de nacer en el lugar equivocado.

Ahora bien, por mucho que conozca los resortes que lo han producido, me parece absolutamente demencial que el electorado haya preferido a “Los Genoveses” antes que a Ciudadanos, un partido que en esencia representa todo eso y responde a los mismos estímulos, pero que no es ni por asomo tan retrógrado ni mucho menos tan corrupto y, por si fuera poco, plantean una medidas de regeneración que el PP no llegaría a vislumbrar ni aunque terminase embargado e imputado el país entero (y vamos camino de ello).

Este contexto, este suicidio colectivo, este psiquiátrico en el que nos han encerrado Antena 3, La Sexta, Telecinco, Cuatro, Televisión Española, El País y el resto del brazo armado del Régimen ha provocado que cuatro años después de un gabinete profundamente franquista nos encontremos con más de lo mismo. Si los anteriores ministros bien podrían haberlo sido del Caudillo, no cabe duda que el nuevo gabinete habría sido del gusto del sangriento dictador. Más allá del Ángel Marcelo, las cadenas de aporrear progresistas o sindicalistas, las condecoraciones a las vírgenes, las morosidades, los choriceos, las policías políticas, las comisiones, las cuentas en paraísos fiscales, las ventas de armas para obtener dinero ensangrentado y los ruegos a las vírgenes para que solucionen los problemas existentes, este gobierno plantea un reto todavía más obsceno: María Dolores de Cospedal como ministra de Defensa.

No es que vaya a ser mayor insulto que Pedro Morenés, el Señor de la Guerra, el vendedor de muerte; ni tan siquiera resulta peor nombramiento que los anteriores, tanto si pensamos en Chacón como en Bono, Alonso o Trillo, pues todos fueron más de lo mismo y todos, sin excepción, son responsables de lo que hoy acontece; sino que supone un nuevo giro en la tendencia de rebozarse en el estiércol.

Existen, no me cabe la menor duda, políticos muy capaces en el Partido Popular que bien podrían seguir la estela de los últimos ministros de la Guerra. Los habría que podrían seguir multiplicando la industria armamentista de forma muy eficiente; seguro que podrían comprar armamento inservible como el submarino que no flota y endeudar el ministerio en otros 40.000 millones de euros; no habría gran problema en sostener a una justicia militar que cobija mandos acosadores, agresores sexuales o malversadores; menos aún lo sería encontrar a alguien dispuesto a mantener los campos de golf o las residencias de verano aunque ello suponga recortar el gasto en el mantenimiento, aunque ello provoque la muerte de militares por helicópteros o explosivos en mal estado; hasta en los cachorros populares se encontrarían cerebros sometidos a frecuentes lobotomías que lucharían con fervor por la soberanía, la independencia y la integridad territorial, aunque no sepan lo que son ni si todavía existen, y si fuera necesario amenazarían a Catalunya, Euskadi y, hasta si se tercia y conviene distraer, Gibraltar, Cuba o Filipinas.

Por tanto, no había necesidad de cuatro años más del PP, lo digo por sus votantes y los del PSOE que le sostiene. Ni mucho menos había necesidad de sufrir a Cospedal como ministra de Defensa cuando su currículum, como nos recordarán, incluye un despido en diferido, martillazos en discos duros, una sede embargada, un recibí sucio y un partido imputado. En un país avanzado ello habría sido suficiente como para terminar con sus huesos en la cárcel o, como mínimo, se habría visto obligada a dimitir. Hasta en países que pensamos más indecentes que el nuestro lo narrado le habría supuesto el fin de su carrera profesional o una patada a una ‘puerta giratoria’. Sin embargo, en España le ha supuesto ser premiada con uno de los ministerios más importantes.

Así pues, solo me queda felicitar a todos los ciudadanos (especialmente a los militares de tropa que hayan votado al PP o al PSOE, pues a ellos les expulsan y maltratan sin piedad), al Partido Popular y a la ministra. Enhorabuena, Señora Cospedal, tiene usted una oportunidad histórica de conseguir que imputen a las Fuerzas Armadas y que la sede del Ministerio de Defensa termine embargada… ¡Adelante!

 

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra.

En la actualidad sobrevivo gracias a las ventas de Código rojo¡CONSÍGUELA AQUÍ FIRMADA Y DEDICADA!. “Código rojo no deja títere con cabeza. Se arriesga, proclamando la verdad a los cuatro vientos, haciendo que prevalezca, por una vez, algo tan denostado hoy en día como la libertad de expresión” (“A golpe de letra” por Sergio Sancor).

Tal vez te puedan interesar las novelas “Código rojo” (2015) y “Un paso al frente” (2014).

Puedes seguirme en Facebook móvil, Facebook internet, luisgonzalosegura.com y Twitter (@luisgonzaloseg).

captura10