Agustín Conde, la mano ultraderecha de Cospedal

‘Público’, ‘El Intermedio’ y los pocos medios honestos que quedan en este país nos han alertado sobre el último nombramiento del Gobierno de Mariano Rajoy (Agustín Conde, La mano ultraderecha de Cospedal). Quien no sea de frecuentar la decencia informativa pensará todavía que vive en una democracia en la que gobierna un partido de centro-derecha, incluso puede que algunos incautos piensen que ‘gobierna la derecha’. Lamentablemente, la realidad es mucho más dura que todo eso, pues estamos gobernados por la extrema derecha, por los hijos del franquismo.

Muchos pondrán el grito en el cielo, afirmarán que eso no es lo que le dice la televisión ni lo que escuchan en las tertulias, que todos los que aparecen en estas se horrorizan ante el triunfo electoral de Donald Trump en EEUU y, sin embargo, jamás se han mostrado espeluznados por el triunfo de Rajoy. Continuarán razonando que como mucho han manifestado sus discrepancias ante la corrupción o los recortes, pero que no han oído nunca que se sitúe a Rajoy en la extrema derecha. Ni tan siquiera que ello fuera un problema. Incluso muchos alegarán, con razón, que Rajoy es de codearse con amigos de narcotraficantes o con corruptos, pero que no es de exabruptos, que hasta hablar con los periodistas le asusta. Que es más de plasma, partidos de fútbol y collejas a su hijo que otra cosa, que hasta se desencaja cuando le critican o se disloca como un Playmobil cuando carece de argumentos.

La imagen que se proyecta de él, la de un espantajo moderado y timorato, hasta corto de entendederas en ocasiones, se trata, sin duda, de una gran mentira consumida por el psiquiátrico llamado España.

Por encima de las palabras hay que quedarse con los hechos y estos irrefutables: una ministra rezando a la virgen para que mejoren las estadísticas de desempleo, un ministro con un ángel que le ayuda a aparcar y una ristra de medallas concedidas a vírgenes, un director de la Guardia Civil que fue ‘cadenero’ en los comienzos de su vida y, ahora, un Secretario de Estado para la Defensa cuyos mayores méritos son ser homófobo, antipodemita, franquista y pelota (y junto a ellos una interminable lista de altos funcionarios vinculados a la ultracatólica y peligrosa OPUS DEI).

Así pues, ¿existe tanta diferencia entre Mariano Rajoy y Donald Trump más allá de la excentricidad (salvando por supuesto el abismo que separa los países que gobiernan)? Ahí está la conducta con los inmigrantes en Ceuta y Melilla o los centros de internamiento, los asesinatos del Tarajal, la oposición e insolidaridad en la recepción de refugiados, la ‘ley mordaza’, el intento de cercenar las redes sociales, la policía política, el control de los medios de comunicación o los órganos jurídicos… ¿De verdad son tan diferentes? ¿De verdad Mariano Rajoy y el PP son homologables a una derecha europea moderna?

Por desgracia, en España el franquismo no fue derrotado y lo que se ha querido llamar Transición no ha sido otra cosa que la continuidad y evolución del Régimen, la adaptación del franquismo a los tiempos modernos. Si no fuera así, si realmente viviéramos en una democracia, Agustín Conde no habría tenido la ocurrencia de intentar organizar una Comisión de Defensa en el Alcázar de Toledo un 18 de julio ni haría manifestaciones homófobas, y si las hiciera recibiría la reprobación de todos los políticos, incluidos sus compañeros, y de todos los medios de comunicación, incluidos los afines ideológicamente. Ni que decir tiene que dimitiría o sería cesado y que nunca hubiera sido nombrado salvo en las crónicas de los diarios cuando le hubieran detenido por enaltecimiento del franquismo (delito que no existe en nuestro moderado y democrático país, pero sí en Alemania, donde se persigue el enaltecimiento del fascismo).

Pero esto es España y aquí el franquismo se condecora, la homofobia se ensalza, la idiotez extrema y el servilismo se premian y los medios de comunicación callan. Después se denuncia que las cúpulas de la Guardia Civil y las Fuerzas Armadas son mayoritariamente franquistas y hay que escuchar que eso es imposible, que Franco murió y que estas organizaciones se han modernizado. Pero para haberse modernizado tanto extraña que el último director de la Guardia Civil fuera un vándalo de extrema derecha de los de aporrear sindicalistas y la recién nombrada mano ultraderecha de María Dolores de Cospedal sea un redomado franquista, homófobo y antipodemita. Luego los acosadores, agresores sexuales, malversadores, torturadores, ladrones, franquistas y consumidores de droga son cobijados por la justicia militar y encuentran un lugar ideal para trabajar en las Fuerzas Armadas mientras muchos periodistas y políticos parecen asombrados por ello…

Es lo que tiene nombrar ministra a María Dolores de Cospedal y que esta haya elegido a Agustín Conde su mano ultraderecha

 

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra.

En la actualidad sobrevivo gracias a las ventas de Código rojo¡CONSÍGUELA AQUÍ FIRMADA Y DEDICADA!. “Código rojo no deja títere con cabeza. Se arriesga, proclamando la verdad a los cuatro vientos, haciendo que prevalezca, por una vez, algo tan denostado hoy en día como la libertad de expresión” (“A golpe de letra” por Sergio Sancor).

Próximas presentaciones en: LA PALMA (30 de noviembre), LA GOMERA (1 de diciembre), TENERIFE (3 de diciembre) y EL HIERRO (5 de noviembre). Tal vez te puedan interesar las novelas “Código rojo” (2015) y “Un paso al frente” (2014).

Puedes seguirme en Facebook móvil, Facebook internet, luisgonzalosegura.com y Twitter (@luisgonzaloseg).

captura10