¡No podréis callarnos!

Tanto el Tribunal Supremo como la Justicia Militar son más de proteger acosadores y agresores sexuales, ladrones, torturadores, malversadores o fascistas, por eso quien denuncia su existencia ha sido expulsado y todos ellos siguen dentro de las Fuerzas Armadas. Hablar, hacerlo con claridad y sin tapujos sigue siendo un crimen perseguido en nuestra sociedad, en eso que muchos se empeñan en catalogar como democracia. Democracia que asciende a general a golpistas y fascistas, que demuestra una enorme comodidad con militares delincuentes entre sus filas, pero en la que no tenemos espacio aquellos que denunciamos lo que no funciona en el sistema. Democracia que amordaza a sus ciudadanos.

El insulto es afirmar que hay matones de discoteca en referencia a los militares que torturaron a dos prisioneros en Irak y la disciplina y la justicia es que ellos sigan en el Ejército. El insulto es afirmar que la corrupción y la malversación es generalizada y la justicia y la disciplina es cerrar con multas y prescripciones el caso de los 10,5 millones de euros en facturas falsas del Ejército del Aire que afectó a casi 3.000 mandos. El insulto es calificar la mentalidad de la cúpula militar de franquista y retrógrada, la justicia y la disciplina es que se celebren en instituciones militares actos de enaltecimiento de Franco. El insulto es afirmar que el acoso sexual y laboral se fomenta, la justicia y la disciplina es ascender a los acosadores y agresores sexuales. El insulto, en definitiva, es denunciar e informar a la sociedad de lo que acontece y la justicia y la disciplina es encubrirlo y protegerlo.

No será así para siempre, pues somos muchos los que queremos cambiarlo. El insulto y el ultraje al uniforme lo cometen todos aquellos que callan, que miran para otro lado, que se van a su casa felices por cobrar un mes más permitiendo que todo eso suceda. La verdadera justicia, esa que el mundo militar no conoce ni por asomo, es denunciarlo, la justicia es servir a la ciudadanía y la justicia es luchar hasta el final. Y eso es lo que pensamos hacer.

Siempre supe que muchas puertas se cerrarían. Y así fue. Pero tengo una mala noticia para todos vosotros: hubo muchas puertas que se abrieron, muchas personas solidarias y no pensamos desistir. Creéis que la fuerza, la imposición de una sentencia que escupe a la justicia, vuestro Régimen de Mordaza puede terminar con esto. Os equivocáis. No sabéis cuánto os equivocáis. Muchos han demostrado que no piensan rendirse y poco a poco ellos, todos y cada uno de ellos, derribarán el muro que habéis construido.

Tengo que dar gracias a la gente, maravillosa, que día a día se han sumado a esta causa. Muchas gracias a todos los que me han dado aliento en estos años tan duros cuando más lo necesitaba, muchas gracias por no dejarme solo, muchas gracias por ser lo que yo no podía ser, muchas gracias por darme cobijo cuando me esperaba la intemperie, muchas gracias por darme un plato cuando no lo tenía, muchas gracias por darme un micrófono cuando nadie quería escucharme. Muchas gracias por estar. Por vosotros afirmé que si volvía a las Fuerzas Armadas sería para servir al pueblo y no a la cúpula militar. Me ratifico. Servir es someterse a los derechos humanos, el derecho internacional y los intereses de la ciudadanía; servir no es someterse a las arbitrariedades e injusticias del cacique de turno.

Así pues, hoy solo tengo un lamento: no haberlo hecho antes. Lamento que mi cobardía durante años me hiciera callar y asentir. Ese es el único pesar que me entristece hoy, porque debéis de saber que esto no ha terminado… En Europa seremos muchos más.

¡No podréis callarnos!

 

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra.

En la actualidad sobrevivo gracias a las ventas de Código rojo¡CONSÍGUELA AQUÍ FIRMADA Y DEDICADA!. “Código rojo no deja títere con cabeza. Se arriesga, proclamando la verdad a los cuatro vientos, haciendo que prevalezca, por una vez, algo tan denostado hoy en día como la libertad de expresión” (“A golpe de letra” por Sergio Sancor).

Tal vez te puedan interesar las novelas “Código rojo” (2015) y “Un paso al frente” (2014).

Puedes seguirme en Facebook móvil, Facebook internet, luisgonzalosegura.com y Twitter (@luisgonzaloseg).

captura10