Opinion · Un paso al frente

Cospedal, entre el embuste y la manipulación

Es imposible escuchar a Maria Dolores de Cospedal hablar sobre el gasto en Defensa y no percatarse que la extrema derecha forma parte del Partido Popular y del Gobierno. Entre otras cosas porque lo dicho por Cospedal habría sido firmado por Trump o Le Pen: “Si no tenemos seguridad, da igual tener sanidad pública o educación”. Indudablemente, tal expresión sitúa a Cospedal en el territorio del embuste y en las cloacas de la manipulación.

Es evidente que un país que se encuentra inmerso en un conflicto bélico puede estar justificado a aumentar el gasto en Defensa, pero de ahí a que Cospedal entienda que ese país amenazado por la seguridad sea España hay un abismo. Si necesita “vender” el aumento en el gasto en Defensa que le exige Trump debería a hacerlo de forma honesta, sin aprovecharse de los atentados y sin hablar de la seguridad en condicional como si a día de hoy la misma estuviera amenazada. Ciertamente, hay datos más que evidentes para demostrar que nuestra seguridad no se encuentra amenazada a día de hoy:

  1. Ni España ni los países que nos rodean cuentan con suficientes militares como para acometer la invasión del país vecino. Es más, la relación entre todos ellos puede ser calificada de magnífica, lo que nada tiene que ver con las tensas relaciones, por ejemplo, entre Turquía y Grecia. Por tanto, en cuanto a integridad física se refiere la amenaza no es real a corto plazo.
  2. Si lo que amenaza nuestra seguridad es el terrorismo creo que habría que hacer tres puntualizaciones:
    1. El terrorismo no es la mayor amenaza para el mundo, más de 100 millones de personas podrían perecer por hambruna, ni para España, más de 7.200 muertos al año por pobreza. Por tanto, los mayores enemigos a nivel global y local son la hambruna y la pobreza, a los que sería conveniente dedicarles nuestro mayor esfuerzo, pues se trata de amenazas reales y actuales.
    2. En cualquier caso, la mayoría del armamento y del dinero gastado en Defensa jamás nos permitirán defendernos de ataques terroristas, menos aún de los cometidos por lobos solitarios. Londres o Niza son tragedias que se habrían producido en España con el gasto en Defensa actual, con el triple y con cien veces más. Salvo que lo que se pretenda sea militarizar las calles y colocar carros de combate y soldados en todas las esquinas. Por tanto, gastar más en Defensa no implica estar más seguros, no al menos en cuanto a las amenazas existentes en la actualidad.
    3. De hecho, el mayor enemigo de nuestros soldados desde hace mucho tiempo es nuestra propia cúpula militar: helicópteros ‘canibalizados’, explosivos en mal estado, guardias civiles sin chalecos, vehículos en estado cochambroso, suicidios… La cúpula militar hace mucho tiempo que supera la tasa de mortalidad conseguida por el enemigo y por el terrorismo, así que si conseguimos que nuestras Fuerzas Armadas y la Guardia Civil reformen por completo ambas cúpulas el beneficio para la ciudadanía (incluidos uniformados) sería enorme. Tengo entendido que la cúpula de la Policía no está en mucha mejor situación, así que…
  3. Si Cospedal quiere convertir España en un país más seguro bien podría optar por desmantelar la séptima industria militar del mundo, la nuestra. Existen pruebas fehacientes que demuestran que nuestras armas han aparecido en casi todos los conflictos bélicos producidos en los últimos años y solo es cuestión de tiempo que un desgraciado cometa un atentado con nuestras propias armas. Nadie puede negar que a más armas y más conflictos mayor es la incidencia y el crecimiento de los movimientos terroristas. Una segunda medida que ayudaría a reducir el terrorismo sería comenzar a invertir en integración y educación, pues debería saber Cospedal que es más fácil llegar a la seguridad por la educación que por las armas.

Por tanto, Cospedal debería explicar sinceramente el motivo que subyace tras el aumento del gasto presupuestario: “Españoles, no necesitamos aumentar el gasto militar y una prueba de ello es que el mismo lleva lustros disminuyendo en toda Europa, pero vamos a gastar más dinero en Defensa porque nuestro jefe, Donald Trump, así nos lo pide y aquí estamos a la orden. Por ello, aprovecho que hay unos cuantos cadáveres encima de la mesa para que seáis más receptivos a dilapidar el dinero. Gracias, en diferido, por vuestro voto”.

 

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra y autor de dos novelas (Un paso al frente en 2014 y Código rojo en 2015).

Mi principal fuente de ingresos en la actualidad es la venta de ejemplares de la novela Código rojo. ¡CONSÍGUELA AQUÍ FIRMADA Y DEDICADA!. “Código rojo no deja títere con cabeza. Se arriesga, proclamando la verdad a los cuatro vientos, haciendo que prevalezca, por una vez, algo tan denostado hoy en día como la libertad de expresión” (“A golpe de letra” por Sergio Sancor).

Si quieres organizar una presentación, una charla u otro evento puedes ponerte en contacto conmigo en el correo electrónico luisgonzalosegura@gmail.com.

Si lo deseas, puedes obtener más información y seguirme en Facebook móvil, Facebook internet, luisgonzalosegura.com y Twitter (@luisgonzaloseg).

captura10