Acín y Monrás, In Memoriam

24 Sep 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Por Antonio Pérez, miembro de La Comuna

Para muchas familias españolas, agosto es un mes amargo porque les trae la memoria de sus parientes asesinados en 1936 por los franquistas. Ramón ACÍN AQUILUÉ (1888-1936) y su esposa, Conchita MONRÁS, también fueron torturados y fusilados en ese trágico mes.
¿Quién fue Ramón Acín?: un artista de vanguardia que vivió en Huesca. Durante muchos años, se le conoció porque le tocó la lotería y gracias a ello pudo producir “Tierra sin pan. Las Hurdes” (1932), el documental de su gran amigo Luis Buñuel. Acín acompañó a Buñuel en el rodaje en aquél “viaje al Oeste” que exigió a los cineastas atiborrarse de “quinina y fermentos contra la disentería y el paludismo”, en palabras de su hija Sol.
Asimismo, su hija Katia (fallecida en 2004, a los 81 años) contaba que su padre quiso pero no pudo rodar una película “surrealista” en una de cuyas escenas “un niño estaba haciendo sus necesidades sobre el libro Corazón de Amicis. La escena final de la película era un suicidio colectivo de niños, que se iban introduciendo en el mar, en donde también había personas mayores con el agua sólo hasta la cintura que arrojaban flores al mar”.
Cuando se sublevan los nacional-católicos en julio de 1936, en Huesca, la inmensa mayoría del pueblo, Acín-Monrás entre ellos, pide armas pero el gobernador cree en la lealtad y en la disciplina de las fuerzas armadas y se niega a entregarlas. Trágico error porque, en agosto, los franquistas desataron en Huesca una feroz degollina.
Por su ideología libertaria y por su activismo en la CNT, Acín fue asesinado con nocturnidad poco antes de cumplir 48 años. En esa misma noche, los fascistas fusilaron a ciento veinte (120) personas. Monrás, corrió aún peor suerte; detenida junto a su marido, fue torturada durante diecisete noches en una mazmorra sin luz donde no podía ni sentarse. El día 23 de agosto, fue fusilada junto con otras ciento treinta y ocho (138) personas. “Dales besos a mis hijas, si es que llegas a salir”, fueron sus últimas palabras dirigidas a una compañera de infortunio, Cristina de Correas. Ese último deseo nunca pudo cumplirse aunque, en su defecto, una hija de Cristina pudo abrazar a las hijas de Conchita y Ramón… sesenta años después.
Dos años después de asesinar al matrimonio Acín-Monrás, los franquistas condenaron a Acín a pagar una multa de 20.000 pesetas –una fortuna para la época- y a Monrás, a otra de 5.000; Acín fue declarado “insolvente”. Para la Historia Oficial negacionista, ninguno de ellos fue fusilado sino sólo multado.
La reciente historiografía española se atreve, tímidamente, a narrar estos hechos pero su ánimo decae cuando, además de recordar a las víctimas, se trata de poner nombre y apellidos a los verdugos. Pero, como algunos no entendemos que haya víctimas pero no verdugos, vamos a enumerar a algunos de los que compusieron en Huesca capital la trama civil del genocidio. Fueron: Leonardo Estallo Pueyo, jefe provincial del SEU y/o de la Falange; Díaz Tico, coronel de la Guardia Civil y un tal “Gómez”, el jefe de policía que detuvo a los Acín-Monrás. Los delitos (imprescriptibles) que cometió esta banda se extienden en grado de complicidad necesaria a quienes mintieron al firmar el acta de defunción de la pareja, a saber: el juez municipal, Salvador Ginovés de Lara y el secretario Leandro Pérez Barón.
Además, tuvieron alguna relación tanto en el genocidio como en el asesinato de los Acín-Monrás, una caterva de falangistas, delatores y facinerosos varios que ensangrentaron Huesca. Sus nombres: Daniel Francoy Palacín, Luis Mauri Molíns, José Mª Navascués de Juan, Angel Fontana Aurensanz, Justo Ramón Abad, Angel Romero Fernández, Pascual Ortas Alastrué, Jesús Rufas Ferrando, Adolfo Amella Florence, Cándido Ramón Piedrafita, César Pintado Blasco, Francisco González Parra, José Gil Cávez (futuro alcalde franquista), Justo Ramón, Miguel Canela Morón (leridano), Mariano Lacarte Gavasa, Paulino Rivas, Pedro Ibarz, Ramón Sánchez Tovar (1915-1992, ideólogo de la represión), José Abad Larroy, Juan Tormo Cervino (director del Instituto), Agustín Soler Chias, María Cruz Abadía Garín (jefa de la Sección Femenina falangista), Vicente Campo Palacio (futuro alcalde franquista), Cirilo Martín Retortillo (abogado del Estado), Gregorio de Benito (general), Ricardo del Arco (animador intelectual) y José Mª Vallés Foradada (el alcalde franquista que sustituyó al legítimo, Mariano Carderera, fusilado).
No resisto la tentación de añadir que Ricardo del Arco murió atropellado por un carro en 1955 después de firmar (¿y escribir?) 200 obras a cual más erudita y prescindible sobre heráldica y sobre economía altoaragonesa –tema que solucionó para su faltriquera enchufándose en varias empresas del agua-. Tiene voz en Wikipedia aunque, como era de esperar en tan caótica enciclopedia, nada se dice en ella de sus andanzas como paniaguado franquista; al contrario, lo retrata como santo varón e “ilustre polígrafo”.
En 1953, Franco visitó Huesca siendo homenajeado hasta la náusea por algunos de los arriba citados y por otros cuyos nombres también merecen ser anotados en el Index de Infames: Justo Pérez Arnal, Gorgonio Tovar Pardo, José Mª Lacasa Coarasa, Mauricio Ponz, Virgilio Valenzuela, Lorenzo Muros Arcas y Salvador Mª de Ayerbe.
Hoy, la ciudad de Huesca exhibe con algún orgullo el nombre de su mejor artista e incluso se adorna con las pajaritas de papel que tanto les gustaban a los Acín-Monrás. Sin embargo, mantiene en su callejero alguno de los infames nombres arriba citados. Ejemplos: Gil Cávez, Lacasa, del Arco, Campo, etc. a los que, sin duda y aunque de época posterior, hemos de añadir el de José Castán Tobeñas, un jurisperito franquista (perdón por la contradicción) de triste memoria.
En las elecciones de febrero de 1936, últimas democráticas, los falangistas presentaron como cabeza de lista de Huesca a su Jefe Máximo, Jose Antonio Primo de Rivera, quien obtuvo 322 votos, un 0,27% del total. Sin embargo, esos miserables 322 votantes dominaron Huesca durante décadas… ¿y la siguen dominando?
Para más info, ver http://www.fundacionacin.org


comments powered by Disqus