Ajedrez

Fabiano Caruana: el niño del barrio de Fischer

Leontxo García, jefe de prensa de la Final de Maestros de Bilbao

Si su nombre fuera Marco Polo en lugar de Fabiano, le encajaría muy bien. Nació en Miami, se formó ajedrecísticamente en Brooklyn (Nueva York, el barrio de Fischer), emigró a España, después a Hungría, tiene la doble nacionalidad ítalo-estadounidense y viaja constantemente para jugar torneos. Gran maestro desde los 14 años, es, sin duda, el mejor sub-20 del mundo (cumplió su segundo decenio el 30 de julio). Pero su estreno en Bilbao será un reto muy duro.
Curiosamente, su infancia se parece mucho a la de Josh Waitzkin, quien inspiró el personaje protagonista de la película En busca de Bobby Fischer: ambos vivieron en Nueva York, fueron descubiertos por el entrenador Bruce Pandolfini, jugaron en el club Marshall y al aire libre en el parque Washington. Pero en EEUU hay una enorme desproporción entre la gran importancia del ajedrez escolar y la muy escasa del profesional. De modo que, tras tomar la difícil decisión de dar prioridad al tremendo talento ajedrecístico de su hijo, el matrimonio Caruana (él ítalo-estadounidense; ella, italiana) se mudó a Majadahonda (Madrid) para que Fabiano tuviese de entrenador a Borís Zlótnik, quien hoy sigue ejerciendo como consejero y amigo de la familia.

Lógicamente, había presiones desde Italia para que el chico viviese allí, dado que es el mejor jugador que ese país ha tenido desde los siglos XVI y XVII. Pero la decisión de trasladarse a Budapest también se debió a dos entrenadores, Alexánder Chernin y Zoltan Ribli, de estilo muy opuesto, cuya labor se completaba con las visitas esporádicas del esloveno Alexánder Beliavski. El criterio para elegir torneos era diáfano: Fabiano daba prioridad a los que formaban parte del ciclo del Campeonato del Mundo, no porque pretendiera ganarlo ya, sino para que se fuera curtiendo en competiciones donde buena parte de sus rivales iban con los dientes muy afilados. Y nada de tablas sin lucha o con poco riesgo; su camino era el opuesto, lo que le hizo perder puntos, pero convencido de que ese enfoque le sería rentable a medio plazo.
Lo ha sido. Durante años parecía que Caruana era un gran táctico sin suficiente solidez estratégica, pero eso ya es historia. No se llega al 8º puesto de la lista absoluta (y 1º de la sub-20) por casualidad. Y si alguien alberga dudas aún, que mire las cuatro actuaciones más importantes del italiano en lo que va de año: 2º en el Festival Tata de Wijk aan Zee, empatado con Carlsen y Radyábov, tras Aronián; ganador en Reikiavik; 2º en el Memorial Tal de Moscú, tras Carlsen; y ganador en Dortmund. Muy pocos tienen una tarjeta de visita tan brillante… pero casi todos ellos estarán en Sao Paulo y Bilbao. Será el mayor reto de Caruana hasta ahora.
Fabiano Caruana, 8º del mundo y 1º sub 20, ha recibido una invitación especial del Grand Slam para jugar la Final de Maestros por sus brillantes resultados de los últimos meses.