Principia Marsupia

5 fotografías de la guerra en Irak y sus 5 historias


Ayer se cumplieron 10 años del comienzo de la invasión de Irak. No podemos olvidar el sufrimiento humano creado por quienes decían actuar en nuestro nombre. 1) Samar Hassan rodeada por los soldados que acaban de asesinar a sus padres y su hermano (Fotografía de Chris Hondros para Getty Images) NYT2010101610092557C Es el 18 de enero de 2005. Samar Hassan, una niña de 5 años, llora cubierta en la sangre de sus padres y su hermano. El coche en el que viajaba junto a su familia acaba de ser tiroteado por soldados estadounidenses en un checkpoint cercano a Tal Afar, en el norte de Irak. Seis años después de esta imagen, The New York Times consiguió localizar a Samar en Mosul. Vive en casa de sus tíos y se pasa los días sola en su habitación escuchando música. Abandonó el colegio por el severo trauma emocional que todavía sufre. Chris Hondros tenía 35 años cuando tomó esta fotografía y ya era considerado como uno de los grandes reporteros de guerra por sus trabajos en Angola, Sierra Leona, Afganistán y Liberia. La imagen de Hassan hizo que el ejército de EEUU le prohibiese volver a trabajar junto a sus soldados. Chris murió en abril de 2011 cuando un mortero le alcazó mientras cubría la batalla de Misrata en Libia. 2) El montaje teatral sobre la caída de la estatua de Sadam (Fotografía de Goran Tomasevic para Reuters) sadam-topling-goran-tomasevic-reuters El 9 de abril de 2003, las televisiones del mundo abrieron sus informativos con las imágenes de una multitud de iraquíes derribando una estatua de Sadam y celebrando la caída del tirano. Pocos meses después, la verdad salió a la luz: aquel acto había sido un montaje preparado por los Marines con la complicidad de algunas de las televisiones que cubrían el conflicto. Goran Tomasevic tomó sus primeras imágenes de combate en Belgrado, su ciudad natal. Hoy es el mejor fotógrafo de guerra vivo. Goran se acerca a donde ningún otro fotógrafo se atreve, mirad sus últimas imágenes desde Siria. 3) Mary McHugh junto a la tumba de su prometido (Fotografía de John Moore para Getty) moore-cementery-getty En la primavera de 2007, John Moore, un prestigioso fotógrafo de la agencia Getty, acababa de regresar a Washington después de pasar varios meses en Irak. El 31 de mayo, Moore salió a dar un paseo por el cementerio de Arlington junto a su hija y su mujer embarazada. Allí encontró esta imagen de Mary McHugh llorando junto a la tumba de su prometido, un soldado que había muerto 3 meses antes en una batalla que Moore había cubierto. Más de 4.500 soldados estadounidenses murieron en Irak. Esta cifra palidece ante los 150.000 civiles que también perdieron la vida durante la guerra, pero el ejército de EEUU no había sufrido un desastre semejante desde la guerra de Vietnam. Estas muertes tuvieron un profundo impacto en la percepción de la sociedad norteamericana sobre la invasión de Irak. Lo que comenzó siendo una guerra con amplio apoyo popular, terminó considerado como el mayor error geoestratégico norteamericano de las últimas décadas. 4) Las torturas en la prisión de Abu Ghraib (Fotografía de un soldado americano) abu-graib-wikicommons Pocos meses de la invasión de Irak, quedó claro que Sadam no poseía armas de destrucción masiva. Los gobiernos estadounidense y británico se afanaron entonces por presentar la operación como una forma de derrocar a un dictador y llevar la democracia a Oriente Medio. Esta nueva narrativa se derrumbó en abril de 2004, cuando la cadena de televisión ABC destapó los abusos cometidos por soldados estadounidenses en la prisión de Abu Graib. En los meses posteriores se demostró que no sólo el Pentágono sabía de los abusos, sino que, además, el Departamento de Defensa había preparado documentos legales que autorizaban las torturas durante los interrogatorios. Las fotografías de Abu Ghraib fueron tomadas por los propios soldados como una forma de entretenimiento personal. 5) "Misión Cumplida" (Fotografía de la agencia Associated Press) mission-acomplished El 1 de mayo de 2003, George W. Bush apareció en el portaaviones Abraham Lincoln para declarar victoria. El ejército estadounidense había tomado Irak en apenas 6 semanas. La operacíon había resultado mucho más sencilla de lo previsto. ¿Misión cumplida? Más de 4.000 soldados norteamericanos y 100.000 civiles iraquíes que estaban vivos cuando se tomó este fotografía, iban a morir. Si te gusta este blog, puedes seguirnos en nuestra página de Facebook: