Principia Marsupia

Cuando los europeos huíamos como refugiados a Siria

Grecia ha suspendido hoy el Derecho de Asilo. Una medida sin precedentes en la historia de Europa.

Qué pronto olvidamos. Durante la Segunda Guerra Mundial, miles de griegos cruzaron el Mediterráneo en sentido inverso y buscaron refugio en países de Oriente Medio. Aquella era la ruta más accesible para escapar de las tropas nazis.

Un programa llamado "Organización para los Refugiados en Oriente Medio", lanzado en 1942 y liderado por Reino Unido ayudó a escapar en dirección Este a decenas de miles de griegos, polacos y yugoslavos.

Los refugiados eran llevados a campos situados en Siria, Egipto y Palestina. La ciudad de Alepo, (sí, estáis leyendo bien, Alepo) se convirtió en una de las principales centros de acogida.

Mapa con la localización de los campos usando las fronteras contemporáneas:

En marzo de 1944, se escribieron varios informes oficiales sobre el estado de los campos. Un estudio realizado por la Public International Radio recoge el protocolo de ingreso de los refugiados y su vida cotidiana:

"Una vez registrados, los recién llegados se abrían paso a través de una inspección médica exhaustiva. Los refugiados se dirigían a lo que a menudo eran instalaciones hospitalarias improvisadas, generalmente carpas, pero ocasionalmente edificios vacíos reutilizados para atención médica, donde se quitaban la ropa, los zapatos y eran lavados hasta que las autoridades creían que estaban suficientemente desinfectados.

Algunos refugiados, como los griegos que llegaron al campamento de Alepo desde las islas del Dodecaneso en 1944, podían esperar que las inspecciones médicas se convirtieran en parte de su rutina diaria.

Después de que los funcionarios médicos estuvieran satisfechos de que estaban lo suficientemente saludables como para unirse al resto del campamento, los refugiados se dividían en viviendas para familias, niños no acompañados, hombres solteros y mujeres solteras. Una vez asignados a una sección particular del campo, los refugiados disfrutaron de pocas oportunidades para aventurarse afuera. De vez en cuando podían salir bajo la supervisión de los funcionarios del campamento.

Cuando los refugiados en el campo de Alepo hacían el viaje de varias millas a la ciudad, por ejemplo, podrían visitar tiendas para comprar suministros básicos, ver una película en el cine local o simplemente distraerse de la monotonía de la vida en el campo.

Aunque el campamento en Moses Wells [en Egipto], ubicado en más de 100 acres de desierto, no estaba a poca distancia de una ciudad, a los refugiados se les permitía pasar un tiempo cada día bañándose en el cercano Mar Rojo."

La "Organización para los Refugiados en Oriente Medio" era parte de una red de campos de refugiados alrededor del mundo que eran administrados por gobiernos y ONGs internacionales.

Y no sólo llegaron refugiados a la región árabe: Irán recibió a 200.000 polacos entre 1939 y 1941.

¿Tan pronto lo hemos olvidado?