Principia Marsupia

¿Se irá el coronavirus cuando llegue el calor?

¿Nos libraremos del coronavirus cuando llegue el calor? Esta es una de las preguntas más relevantes que ahora exploran los científicos. Sobre esa hipótesis reposan muchas de nuestras esperanzas para luchar contra la nueva infección.

La idea de que el coronavirus se irá con el calor proviene fundamentalmente de las comparaciones con la gripe. Ambas enfermedades se transmiten por el aire y ambas provocan enfermedades respiratorias. (Aunque el COVID-19 es una enfermedad mucho más grave ya que su tasa de letalidad mutiplica por diez la de la gripe).

Los científicos apenas llevan tres meses estudiando el nuevo virus así que lo mejor que podemos hacer por ahora es revisar las características estacionales de otros virus y explorar qué lecciones es posible extrapolar.

¿Por qué la gripe desaparece en el verano y vuelve en invierno?

Por una mezcla de tres factores:

1) La sensibilidad del virus ante la humedad y la temperatura: el virus de la gripe sobrevive mejor en condiciones de frío y aire seco. En experimentos realizados en laboratorio se ha demostrado que la humedad absoluta influye fuertemente en su transmisibilidad.

2) Los cambios en nuestro sistema inmunitario. El sistema inmunitario es el encargado de luchar contra las infecciones externas, y se cree que es menos efectivo en invierno que en verano. Una hipótesis lo relaciona con los niveles de melatonina y vitamina D, que dependen de la exposición a la luz solar.

3) Los cambios en nuestros patrones de comportamiento. En invierno permanecemos más tiempo en espacios cerrados con menos ventilación y junto a otras personas, lo que aumenta las oportunidades del virus para saltar de persona a persona. También se ha demostrado la influencia del calendario escolar, pues los niños son importantes transmisores.

¿Qué ocurre con otros coronavirus que ya conocemos? ¿También desaparecen en verano y vuelven en invierno?

Hay que recordar que el nuevo coronavirus es el séptimo coronavirus humano que conocemos.

De los otros seis coronavirus, hay cuatro que causan enfermedades muy leves como resfriados. Los nombres de estos cuatro coronavirus son: el HCoV-HKU1, el HCoV-NL63, el HCoV-OC43 y el HCoV-229E.

Estos cuatro coronavirus sí que exhiben una regularidad similar a la de la gripe: los casos se disparan en el invierno y receden en el verano.

Sólo dos coronavirus conocidos hasta ahora causaban enfermedades graves: el SARS CoV-1 y el MERS-CoV.

En el caso del SARS, la epidemia comenzó en el invierno en el hemisferio norte y terminó en el verano. Pero aquel virus fue "eliminado" gracias a las medidas de contención social. A diferencia del nuevo coronavirus, los enfermos del SARS sólo transmitían la enfermedad bien entrado el periodo de síntomas: era posible aislar a los pacientes antes de que contagiasen a otras personas. Es muy difícil por tanto sacar conclusiones definitivas sobre su estacionalidad.

En el caso del MERS, muchos de los casos se han producido en países con tiempo cálido (la mayoría en Arabia Saudí).

¿Qué diferencia a un nuevo virus?

Que nadie tiene inmunidad frente a él. Los virus que circulan con regularidad entre los humanos se enfrentan en su transmisión a esa fenomenal barrera y entonces el clima sí se convierte en factor diferencial.

Pero con un nuevo virus para el que no hay inmunidad sería posible que la llegada del calor no jugase un papel tan importante, y la esperanza de que el verano acabase con la infección podría desvanecerse.