Principia Marsupia

¿Por qué resulta tan complicado frenar al coronavirus?

En el año 2003, nos enfrentamos a un coronavirus muy letal al que conseguimos frenar y eliminar completamente: el llamado "virus del SARS".

Fue posible acabar con él por un motivo fundamental: el virus sólo se transmitía cuando los enfermos llevaban varios días con síntomas. Por lo tanto, podíamos aislar a los pacientes antes de que infectasen a otras personas.

A esa estrategia, que consiste en detectar todos los casos y aislarlos hasta acabar con el virus, se le llama "contención".

Con el nuevo coronavirus la "contención" es mucho más complicada: el virus se transmite cuando los pacientes tienen síntomas muy leves o incluso antes de que los pacientes lleguen a tener síntomas. A esos pacientes es imposible detectarlos, aislarlos y frenar el contagio.

En un artículo científico recién publicado en la revista Science, un equipo de investigadores de la Universidad de Columbia "le ponen números" a lo que ocurrió en China.

Su cadena de conclusiones es la siguiente:

- El 86% de todas las infecciones no fueron reconocidas hasta que el gobierno chino instauró las restricciones de viaje.

- Cada persona infectada sin detectar transmitía el virus con la mitad de probabilidad que las personas infectadas sí estaban detectadas.

- A pesar de ser menos contagiosos, como había muchos más casos sin detectar, el 79% de las nuevas infecciones fueron provocadas por pacientes sin detectar.

Sus hallazgos también indican que se necesitaría un aumento radical en la identificación y el aislamiento de las infecciones no documentadas para controlar completamente el SARS-CoV2.

"En conjunto, se espera que estas medidas aumenten las tasas de notificación, reduzcan la proporción de infecciones indocumentadas y disminuyan el crecimiento y la propagación de la infección. De hecho, la estimación de las características epidemiológicas del brote después del 23 de enero en China, indica que los esfuerzos de control del gobierno y la conciencia de la población han reducido la tasa de propagación del virus.

Si el nuevo coronavirus sigue el patrón de la influenza pandémica H1N1 2009, también se extenderá a nivel mundial y se convertirá en el quinto coronavirus endémico dentro de la población humana."

¿Cómo llegan a esas conclusiones?

Los investigadores desarrollan un modelo de 375 ciudades chinas siguiendo el número de viajeros entre ellas (1.730 millones) a través de los datos de las conexiones por teléfono móvil.

Todos los detalles en el artículo científico en la revista Science.