Principia Marsupia

Los científicos que alertaron sobre una pandemia de coronavirus pero se quedaron sin financiación

"La presencia de una gran reserva de virus en murciélagos, junto con la cultura de comer animales exóticos en el sur de China, es una bomba de tiempo".

Con estas palabras terminaba un artículo publicado en 2007 por un equipo de virólogos de la Universidad de Hong Kong en la revista científica Clinical Microbiology Reviews.

No serían los únicos en dar la alerta.

Entre los años 2002 y 2003, una enfermedad causada por un coronavirus (el llamado virus del SARS), había matado a más de 700 personas.

En aquella ocasión se detectó y aisló a todos los infectados. Así, se consiguió erradicar del todo el virus y se evitó una pandemia como la que ahora vivimos.

En el año 2012 apareció otro coronavirus en humanos: el virus del MERS. Murieron más de 800 personas, pero la transmisión humano-humano era muy limitada y el asunto desapareció pronto de los titulares.

Pasaba el tiempo y los investigadores en coronavirus contemplaban alarmados cómo los gobiernos del mundo no eran conscientes del riesgo de una pandemia.

Esta era la conclusión de un artículo publicado en la revista Nature en 2013:

"Nuestros resultados proporcionan la evidencia más sólida hasta la fecha de que los murciélagos de herradura chinos son huéspedes naturales de coronavirus como el SARS-CoV, y que los hospedadores intermedios pueden no ser necesarios para la infección humana directa.

Queremos resaltar la importancia de los programas de investigación de patógenos en grupos de animales salvajes en regiones críticas de enfermedades emergentes como estrategia de preparación ante una pandemia."

El título de este otro artículo científico publicado en 2015, era aún más directo:

"El [coronavirus] WIV1-CoV está preparado para saltar a los seres humanos".

O este otro publicado en la revista de la Academia Nacional de Ciencias de EEUU en 2016:

"Los coronavirus que circulan entre los murciélagos muestran su potencial para saltar a los humanos".

En septiembre de 2019, el gobierno de EEUU decidió cortar la financiación al programa de vigilancia de enfermedades emergentes Predict. EcoHealth Alliance, dirigido por el Dr. Peter Daszak, era uno de los proyectos que se apoyaban en Predict.

Durante más de una década, EcoHealth Alliance había enviado equipos a China para atrapar murciélagos, recolectar muestras y buscar en ellas coronavirus. El proyecto había identificado cientos de coronavirus, incluido uno muy similar al que provoca el COVID-19.

Pero si lo que os he contado hasta ahora os resulta preocupante, esperad porque la situación actual es aún peor.

En una rueda de prensa el pasado 17 de abril, Donald Trump ordenó revisar y cancelar cualquier programa de investigación en el que científicos estadounidenses colaborasen con investigadores del Instituto de Virología de Wuhan. Trump justificó su decisión explicando que el virus podía haber salido de un laboratorio chino, una teoría rigurosamente desacreditada por los científicos.

En respuesta, el gobierno de China ha anunciado la cancelación de cualquier proyecto de investigación con EEUU para encontrar el origen del SARS-CoV-2.

Años de alertas por los científicos, falta de fondos y cuando más necesitamos la colaboración internacional, la geopolítica lo impide.