Principia Marsupia

Que disminuyan los anticuerpos no significa que se pierda la inmunidad

En los últimos días se han publicado diferentes estudios que indican que los niveles de anticuerpos frente al coronavirus caen rápidamente a los pocos meses de la infección. ¿Significa esto que desaparece la inmunidad? No necesariamente.

El sistema inmunitario, que nos protege frente a "enemigos externos" es una maquinaria extraordinariamente compleja: vamos a intentar explorarlo de manera sencilla.

Empecemos por el principio: ¿qué son los anticuerpos?

Los anticuerpos son unas moléculas que se "enganchan" a los virus y los desactivan.

En el caso del coronavirus, se enganchan a la "espina" con la que en virus se introduce en nuestras células y así hacen que deje de funcionar.

Para cada virus se necesita unos anticuerpos determinados. Podemos imaginar al virus como una cerradura y a los anticuerpos como una llave "hecha a medida" para ese virus.

¿Cómo se fabrican los anticuerpos?

Los anticuerpos son fabricados por unas células que se llaman "linfocitos-B".

Cuando nos infectamos por un virus y nuestro sistema inmune lo reconoce, una familia de linfocitos-B que se llaman "plasmablastos" fabrican los anticuerpos contra él.

Los anticuerpos que fabrican los plasmablastos también son de varios tipos: "IgG", "IgM", etc. Los plasmablastos mueren pronto, pero los anticuerpos IgG aguantan en nuestra sangre varias semanas. (Esto es precisamente lo que se mide en los tests serológicos).

¿Y qué pasa cuando, además de los plasmablastos, desaparecen también los anticuerpos? ¿Perdemos la inmunidad?

No necesariamente. Porque además de los plasmablastos, hay otro tipo de linfocitos-B que se llaman "linfocitos-B de memoria".

Los linfocitos-B de memoria no fabrican anticuerpos directamente pero, si volvemos a reinfectarnos con el mismo virus, se transforman en plasmablastos y se ponen a fabricar anticuerpos.

Y, además de anticuerpos y linfocitos-B, en nuestro sistema inmunitario también existen los llamados "linfocitos-T" que según las investigaciones preliminares podrían jugar también un papel importante en la inmunidad frente al covid.

En resumen: que desaparezcan los anticuerpos no significa necesariamente que desaparezca la inmunidad.

Quedan aún dos preguntas importantes sobre este asunto a los que los investigadores no han encontrado una respuesta definitiva:

1) ¿Cuánto dura la inmunidad frente al coronavirus?

2) ¿Cuál es el mecanismo biológico que tiene más peso en crearla? ¿Los linfocitos-B? ¿Los linfocitos-T? ¿Otros componentes de nuestro sistema inmunitario?