Principia Marsupia

La app española de contactos para el Covid: meses de retraso respecto a Europa

La app española "Radar Covid" para detectar los contactos con contagiados ya está disponible en la App Store para los iphones y en Google Play para los móviles Android. Cualquiera la pueda instalar. Pero no sirve para nada. Cinco meses después del inicio de la pandemia en nuestro país, las Administraciones no han sido capaces aún de integrarla en los servicios de información sanitarios.

Lo último que sabemos es que la Secretaría de Estado de Digitalización anunciaba ayer que no estará disponible en todas las CCAA "hasta mediados de septiembre". Y habrá que esperar aún más para que sea interoperable con otras apps europeas.

En Francia la app equivalente (llamada "StopCovid") se lanzó el 2 de junio. En Alemania, "Corona-Warn-App", el 16 de junio. En Irlanda, "Covid Tracker" el 7 de julio.

Las apps no podrán sustituir nunca al "rastreo manual", pero sí pueden resultar un apoyo fundamental para un sistema que está cada día más cargado de trabajo. Especialmente en lugares donde es imposible saber quién estuvo cerca de la persona infectada: restaurantes, bares, teatros, etc.

A diferencia de otros países, en España el desarrollo de la app no depende del Ministerio de Sanidad, sino del Ministerio de Economía a través de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial.

Hasta ahora la app española sólo ha sido probada en la isla de la Gomera (población: 21.000 habitantes).

El 31 de julio, Pedro Sanchez anunció que la app estaba lista para su despliegue nacional, pero la realidad es que falta aún la parte más complicada: integrar la app en cada uno de los sistemas de información sanitaria de las CCAA.

¿Cómo funciona la app española?

A diferencia de algunos países asiáticos (China, Hong Kong, Singapour), los países europeos han sido mucho más cuidadosos con la privacidad de los usuarios. Las apps utilizan un protocolo descentralizado.

Cuando un usuario permanece a menos de dos metros de otro durante algunos minutos se considera que se ha producido un "contacto". Los teléfonos móviles intercambian dos códigos aleatorios que no se suben a ningún servidor.

Podemos pensar que cada teléfono tiene registrada una "libreta de contactos" anónima. Si alguna de las personas que usa la app da positivo en una PCR días después, entonces sí tiene la opción de subir su número aleatorio a un servidor que enviará un mensaje a todos los demás móviles. Si el número aleatorio del positivo está registrado en tu móvil, te saltará una alerta para decirte que estuviste en contacto con un positivo.

Un contrato de más de 300.000 euros para desarrollar al app, cuando ya las hay de código libre

La empresa tecnológica Indra recibió un contrato de 300.000 euros para desarrollar la aplicación española. Mientras tanto, apps que ya han sido testadas y utilizadas por millones de personas en otros países europeos son de código libre: podíamos haberlas copiado y haber empezado a utilizarlas hace semanas.