Principia Marsupia

Así funciona la vacuna de Pfizer: un enorme avance, pero aún quedan obstáculos por superar

La farmacéutica estadounidense Pfizer y la empresa biotecnológica alemana BioNTech han anunciado hoy que su vacuna protege al 90% frente al covid.

Una eficacia del 90% es altísima. Mucho mejor de lo que se pensaba para una vacuna desarrollada en tan poco tiempo.

Para que os hagáis una idea: el tiempo normal de desarrollo de una vacuna se mide en décadas. Conseguir una vacuna efectiva en menos de un año sería un auténtico milagro científico.

Es importante señalar que aún no se han publicado los datos ni un informe detallado y revisado por otros expertos. Pfizer asegura que eso sucederá a final de este mes, cuando acabe la Fase III de ensayos y pida el permiso a los reguladores sanitarios. Sólo entonces sabremos con certeza si este 90% es correcto.

¿Cómo funciona la vacuna de Pfizer y BioNTech?

Utiliza un método muy moderno.

Las vacunas tradicionales están compuestas por el virus "inactivado" o "debilitado". Así nuestro sistema inmunitario aprende a reconocerlo y a luchar contra él si alguna vez nos infectamos de verdad.

El método de Pfizer no utiliza el virus, sino sólo un pedacito de su secuencia genética. Vamos a intentar explicarlo en detalle.

El coronavirus es una especie de bolita rodeada de espinas. Dentro de la bolita se encuentra su ARN: ese ARN es el "libro de instrucciones" que tiene el coronavirus para multiplicarse dentro de nuestras células.

El ARN está formado por unas 30.000 "letras". Esa secuencia empieza así:

Esas 30.000 letras son "las instrucciones" para fabricar un virus nuevo. Una parte de esas 30.000 letras contienen la información sobre cómo construir las espinas.

Explicado esto, la vacuna de Pfizer funciona así:

  1. Los científicos"recortan" el trozo de las letras del ARN que contiene la información sobre cómo construir las espinas.
  2. Se inyecta ese trozo de ARN a la persona que se quiere vacunar.
  3. El ARN entra en las células de la persona y sus células se ponen a fabricar espinas del virus (no el virus completo!).
  4. El sistema inmunitario reconoce las espinas y aprende que tiene que luchar contra ellas.
  5. Si alguna vez esa persona se infecta con el coronavirus de verdad, el sistema inmunitario reconocerá las espinas del virus y lo atacará.

¿Cuáles son los obstáculos que aún quedan por superar?

Primero: los reguladores sanitarios deberán verificar que todo el ensayo ha sido realizado correctamente y efectivamente la vacuna tiene un 90% de efectividad.

Segundo: Pfizer deberá fabricar miles de millones de vacunas. La farmaceútica ha anunciado que fabricará 1.300 millones de dosis en 2021. Así dicho parecen muchas. Pero como para cada vacunación se necesitan dos dosis, estamos hablando de 650 millones de personas vacunadas en 2021. ¡Eso es menos del 10% de la población mundial!

Tercero: el reto logístico será enorme. La vacuna necesita una cadena de frío de -80ºC. Eso es fácil para unas pocas dosis en laboratorios científicos. Pero para una vacunación masiva habrá que conseguir que millones de vacunas lleguen a miles de centros de salud a esa temperatura. Eso necesitará de meses de preparación.