Principia Marsupia

Retrasar la segunda dosis varias semanas para llegar a más gente: ¿buena o mala idea?

NHS

¿De qué se trata esta idea?

La vacuna frente al covid aprobada hasta ahora por la UE (la vacuna de Pfizer) consta de dos dosis: la segunda dosis se pone 21 días después de ponerte la primera.

Las próximas vacunas que probablemente se aprobarán (la vacuna de Moderna y la de Oxford) también consisten en la administración de dos dosis: en este caso, la segunda dosis se pone a los 28 días de la primera.

Pero las autoridades sanitarias del Reino Unido han decidido cambiar estos plazos: pondrán las segundas dosis hasta 84 días después.

La idea es vacunar lo más rápido posible al mayor número de gente posible, aunque sea sólo con una sola dosis. 

 ¿Por qué Reino Unido hace esto?

Porque están en una situación sanitaria crítica: la segunda ola está completamente desbocada y el número de hospitalizados hoy ya supera al número de hospitalizados en el peor momento de la primera ola.

¿Hay otros países que se lo estén planteando?

Sí, Alemania también está barajando esta posibilidad según desvelaba hoy el diario Der Spiegel.

Otros países como EEUU ya han mostrado su desacuerdo público con esta idea.

Pero si sólo pones una dosis, entonces la vacuna no será tan efectiva, ¿verdad?

El problema es que no lo sabemos con certeza. Lo que sabemos científicamente de las vacunas proviene de ensayos clínicos que se han realizado con dos dosis.

El famoso número del "94% de efectividad de la vacuna" sólo tiene solidez fáctica si la segunda dosis se pone tres semanas después de la primera. No se ha hecho ningún ensayo con una sola dosis, así que no hay certezas al respecto.

En teoría, por lo que sabemos que ocurre con otras vacunas, la segunda dosis suele ser importante para solidificar una inmunidad de largo plazo.

Mirad el siguiente gráfico: es una de las figuras clave de la Fase III del ensayo de la vacuna de Pfizer.

La línea roja muestra cuántas personas desarrollaron covid después de ponerles el placebo.

La línea azul muestra cuántas personas desarrollaron covid después de ponerles la vacuna real.

A partir del día 10 de la primera dosis, las dos curvas son diferentes: ahí es donde empieza a hacer efecto la vacuna.

Haciendo los números de esa gráfica se puede estimar que, entre la primera y la segunda dosis, la efectividad de la vacuna equivaldría al 52%.

Pero, de nuevo: este número es una estimación preliminar que no se puede determinar con certeza porque a todos los participantes en el ensayo se les puso una segunda dosis.

Además de retrasar la segunda dosis, ¿está haciendo Reino Unido otras cosas diferentes?

Pues sí: según el diario The Guardian, los servicios sanitarios británicos podrían poner la segunda dosis de una marca diferente a la de la primera dosis si esta no está disponible. (Por ejemplo: la primera dosis con la de Pfizer y la segunda dosis con la de Oxford).

El problema es que sobre esto tampoco hay ninguna evidencia científica. Y, aunque las vacunas de Pfizer y de Moderna usan la misma tecnología (basada en el ARM mensajero), la vacuna de Oxford utiliza una tecnología diferente.

En todo caso, habrá que estar muy atentos a los resultados de la vacunación en Reino Unido. Su éxito o su fracaso será muy útil para otros países pues han apostado por un experimento a gran escala.