Principia Marsupia

Los peligros de dejar al virus campar a sus anchas

Laura Fíguls / ACN

Nuestro país ha entrado en una nueva ola de covid. Pero esta vez la situación es muy diferente a olas anteriores: la mayor parte de la población vulnerable está vacunada y son los jóvenes quienes se están contagiando. La incidencia acumulada en ese grupo de edad es 20 veces superior a la incidencia entre los mayores.

La gravedad de la covid depende mucho de la edad. Una persona mayor de 80 años tiene 610 veces más probabilidad de morir si se contagia que alguien menor de 30 años.

Fuente: CDC

Si son los jóvenes quienes se están contagiando, ¿por qué debemos preocuparnos por el virus?

Es cierto que probablemente ya no volveremos a ver un colapso de los hospitales, pero dejar al virus campar a sus anchas tiene sus riesgos:

1.- Hay gente con sistemas inmunitarios débiles para quienes las vacunas no son eficaces 

Un ejemplo: las personas que han recibido un transplante de órganos toman medicamentos que suprimen gran parte del sistema inmunitario para evitar que el propio sistema inmunitario ataque al órgano transplantado. En esos pacientes las vacunas son poco eficaces. Algo similar ocurre con algunas personas que están recibiendo quimioterapia.

Si dejamos al virus campar a sus anchas, estamos poniendo en peligro a ese grupo de población.

2.- Aparición de nuevas variantes

Tener a una parte importante de la población vacunada pero dejar que el virus se siga transmitiendo masivamente es el 'escenario ideal' para que aparezcan nuevas variantes.

El virus sufre una 'presión evolutiva' que lo empuja a mutar hacia variantes que esquiven la respuesta inmunitaria creada por las vacunas. Y por cada persona que se infecta, más se multiplica el virus. Y cuanto más se multiplica el virus, más muta y cuanto más multa, más probabilidades hay de que aparezcan esas variantes.

3.- Covid persistente

Según los últimos estudios, alrededor del 10% de las personas que pasan la enfermedad siguen teniendo síntomas 4 meses después.

Si nos 'acostumbramos a convivir con el virus' estamos aceptando que decenas de miles de personas tengan problemas de salud a largo plazo.

4.- No se colapsarán los hospitales, pero quizás sí la atención primaria

Gracias a las vacunas, el porcentaje de casos que acaban hospitalizados ha caído en picado.

Durante toda la pandemia, alrededor del 7% de las personas que daban positivo acababan en el hospital. Desde que tenemos vacunas ese porcentaje ha caído en picado.

Ese porcentaje seguirá cayendo según tengamos a más gente vacunada: probablemente no volvamos a ver un colapso de los hospitales.

Pero cuanto más dejemos transmitirse al virus,  más personas pasarán la enfermedad aunque sea de forma leve y esa carga la sufrirá la atención primaria.