Principia Marsupia

¿Somos polvo de estrellas? Los átomos de los que estamos hechos también podrían producirse en el interior de la Tierra

Crédito de la imagen: HST Science Institute

Los humanos estamos construidos con polvo de estrellas. Al menos eso era lo que se creía hasta ahora. Esta idea tan poética y científica a la vez puede que no sea tan cierta.

Espera, ¿qué significa exactamente que "estamos hechos de polvo de estrellas"?

Cuando el Universo comenzó en el Big Bang, sólo existían dos elementos: el hidrógeno y el helio. Los demás elementos de la tabla periódica tuvieron que ser 'fabricados' después.

Los humanos, y todos los seres vivos, estamos compuestos fundamentalmente por oxígeno, carbono y nitrógeno (además del hidrógeno). Hasta ahora, la teoría científica más aceptada decía que esos tres elementos fueron creados durante el estallido final de las primeras estrellas del Universo. A este proceso se lo conoce como 'nucleo-síntesis estelar'.

Pero un grupo de científicos japoneses acaba de publicar una investigación rebatiendo esta teoría y argumentando que esos átomos también pueden crearse en el interior de la Tierra.

¿El estallido de las estrellas crea nuevos elementos?

Sí. Las estrellas son gigantescos reactores nucleares que convierten hidrógeno en helio. Esta reacción nuclear desprende una inmensa cantidad de energía. Por eso las estrellas están tan calientes y brillan.

Pero a las estrellas también se les agota el combustible: cuando una estrella (suficientemente grande) ha consumido todo el hidrógeno se pone a quemar el helio que convierte en carbono. El uso de combustibles cada vez más pesados vuelve a la estrella inestable y las reacciones nucleares en las que aparecen otros elementos químicos se multiplican. Finalmente la estrella 'explota' enviando una nube de al espacio con los nuevos elementos creados. Además, los neutrones que ha emitido la estrella cuando pasan a través de esa nube también reaccionan creando otros elementos atómicos.

Por eso somos, literalmente, polvo de estrellas.

¿Qué aporta la nueva investigación?

El equipo de científicos japoneses afirma que esa creación de nuevos elementos no solamente ocurre durante la explosión de las estrellas, sino que puede ocurrir también en el interior de la Tierra.

En las profundidades de nuestro planeta, la temperatura y la presión son gigantescas, pero no lo suficientes en principio como para crear las reacciones nucleares que se dan en la fase final de la vida de las estrellas.

Pero una combinación de electrones, piones y neutrinos sí que podría desencadenar reacciones en las que se produjesen los elementos ligeros que componen la vida.

Podéis leer su argumentación en detalle en esta publicación de AIP Advances.