Diario de un altermundista

El ejemplo de Vicente Ferrer

Este catalán que ahora nos ha dejado, deja tras de si un legado repleto de aprendizajes, para quienes queremos y pretendemos dedicarnos a cambiar, mejorar o transformar nuestra realidad, lo que de alguna manera es cambiar el mundo. Su dedicación, compromiso y buen hacer no necesitan ser recordados. De ello hablarán hasta quienes no le aceptaron en sus filas. Pero de su rebeldía, capacidad de denuncia y valentía no se hablará tanto. Vicente Ferrer se enfrentó a la jerarquía de la Iglesia, que luego dejó; se enfrentó a la oligarquía india, que no consiguió echarlo del país; y lo más importante, se enfrentó a la cultura que le educó en el clasismo, la obediencia y la sumisión, para dedicar su vida a recuperar la dignidad de los dalit, la casta más baja en India, símbolo de los marginados de todo el mundo. Hoy, que sabemos que ya son mas de 1.000 millones de personas las que padecen hambre, cabe reconocer el ejemplo de Vicente Ferrer, que nos puede ayudar a encontrar nuestro camino para luchar por un mundo mejor, ayudando a quien más lo necesita y rebelándose contra los responsables de su situación.