Diario de un altermundista

El currículum aristócrata de Esperanza

No está de más que recordemos, como ha hecho recientemente Diagonal, que Esperanza Aguirre, Presidenta de Madrid y posible futura líder del PP, pertenece a la aristocracia española, con todo lo que ello pueda significar. Es condesa consorte de Murillo y Grande de España, al estar casada con Fernando Ramírez de Haro. Según fuentes periodísticas  sus propiedades inmobiliarias  superan los seis millones de euros. Todo esto sin contar la casa-palacete en la que reside en el barrio madrileño de Malasaña, porque está a nombre de su hijo mayor, Fernando, su padre, sus cinco tíos paternos y su abuela. Sus dos hijos se han sumado también a la aristocracia, quizá por aquello de los contactos, o porque lo llevan en la sangre, azul por supuesto. Uno posee el marquesado de Villanueva de Duero y el otro es conde de Villariezo. Entre la familia Aguirre y Ramírez de Haro, confluyen más de diez grandes familias terratenientes de la nobleza española. Son propietarios de importantes fincas, algunas de ellas en Guadalajara. Será por casualidad (Dios me libre de pensar lo contrario) pero los terrenos donde se construyó la estación del AVE en Guadalajara, eran en buena parte de una tía de su marido, Teresa Micaela Valdés Ozores, que sacó una buena tajada de unos terrenos poco rentables gracias a la construcción de una estación del AVE que en 2008 utilizaron unas decenas de personas. Si todo esto fuera poco, investigadores de lo que acontece en el Club Bilderberg, identificado como el lobby (secreto) de mayor influencia en la política internacional, han encontrado a Esperanza Aguirre en la lista de sus participantes, donde también parece que asiste la Reina Sofía. Con todo, ya no sé si Esperanza debiera ser Presidenta, o si debería postular directamente a Reina de España -con el permiso de su compañera del mencionado Club-, porque currículum no le falta.