Diario de un altermundista

Miedo a la patronal

El reciente anuncio del gobierno de Rodríguez Zapatero de conceder una ayuda extra a quien se encuentre desempleado y vea finalizado su derecho a la percepción de tal subsidio refleja a mi modo de ver dos aspectos. Uno positivo y otro negativo. Empecemos por el positivo. Pese a la presión de empresarios y partidos afines, ha tomado la decisión, anteriormente anunciada, de no olvidar al estimado en un millón de trabajadores en paro, cuando dejen de cobrarlo. En otras circunstancias, es decir, con un gobierno más de derechas, probablemente nunca hubiera ocurrido. Sin embargo, la medida es más tibia de lo que parece. Se trata de una prestación calificada en voz alta de "extraordinaria" de 420 euros, durante tan solo 6 meses y que existirá mientras la tasa de paro sea superior al 17%. Calculan que algo más de 300.000 personas lo recibirán. Menos da una piedra, me dirán, pero ¿qué ocurre con los otros 700.000 parados sin ningún ingreso? ¿qué harán cuando pasen los 6 meses? ¿Tendremos que hacer algo por mantener la tasa de desempleo en el nivel mínimo para que no dejen de percibir esta rácana ayuda? Si imagináramos un partido entre los bancos en apuros y estos desempleados desamparados, y los euros recibidos fueran goles a favor, la Banca gana por goleada. Eso sí, Zapatero permite a los perdedores meter el gol de honor. Y es que, en la liga de las estrellas siempre ganan los grandes.