Diario de un altermundista

¿Quién no pagará el déficit fiscal?

El gobierno de Rodríguez Zapatero está buscando fórmulas para aumentar su recaudación, ahora que el déficit fiscal se prevé muy elevado. El gasto público es lógico que aumente en un país democrático en recesión para hacer frente a las necesidades sociales. Quien cuestiona estas medidas debe ser tildado de insolidario e inhumano, más teniendo en cuenta que más de la mitad de españoles no supera los 1000 euros de ingresos mensuales, y que muchos de ellos carecen de cualquier tipo de renta. Así que, además de revisar algunos gastos superfluos (como el gasto en armamento, por citar el más prescindible) es evidente que se debe aumentar la partida de ingresos. Las fórmulas que se barajan son muchas, y que inyectan cierta dosis de justicia social en la cada vez menos progresiva política fiscal española. Son la subida de impuestos a las rentas altas (recientemente reducidos por este mismo gobierno dicen que de izquierdas) o aumentar la tributación de las rentas de capital. Sin embargo, en el debate se olvida hacer pagar lo que les correspondería a las rentas muy altas. Por una parte, las grandes fortunas canalizan sus inversiones, y por tanto las rentas por capital que obtienen, a través de las Sociedades de inversión de Capital Variable, que tributan -y no es broma-, al 1% en el Impuesto de Sociedades (el resto de empresas españolas tributan al 25 o 30 por ciento, y las rentas del capital lo hacen en un 18%). Por otro lado, según los cálculos del sindicato de Técnicos del Ministerio de Economía, alrededor del 86% de los que tienen fortunas con más de diez millones de euros evaden sus obligaciones fiscales, el 18% de los que tienen entre medio millón y un millón de euros defrauda actualmente a la Hacienda Pública, el 45% de los que tienen entre uno y diez millones de euros elude el fisco, sólo 132 contribuyentes declaran un patrimonio superior a los 30 millones de euros... Además la economía sumergida representa el 23% del PIB español. Señor Presidente, hagamos pagar a quienes debieran y no lo hacen, y no nos faltará el dinero para que todo hijo de vecino pueda vivir con dignidad en este país ¿o acaso esa es una decisión que no está en su mano?