Diario de un altermundista

¡A las "barricadas"!

Esta semana ha habido tantos eventos y decisiones, y han pasado tantas pocas cosas (nuevas), que no queda otra que lanzarnos a las "barricadas", con comillas, para que nadie se asuste. La lucha -social y política- debe seguir siendo sin violencia, pero debe existir. Envidia dan la patronal, camaras de comercio, institutos de la empresa, centros de estudios económicos, bancos centrales y privados, y hasta la FAES. Esos si que saben como funciona este sistema. Su trabajo incesante, con muchos medios y desde lugares privilegiados, todo sea dicho, ha conseguido sus frutos y nuestro gobierno ha vuelto a mirar a la derecha otra vez. Aumentan los impuestos a los de siempre, no a los ricos (mientras las SICAV siguen intocables); aumentan las tropas españolas en la guerra de Afganistán; el G-20 sigue en sus derroteros neoilberales, como era de esperar... Lo peor de todo es que hacen lo que deben, escuchar a quienes más protestan. No lo hacen tan mal, porque se podría decir que en eso consiste la democracia. En todo esto, los sindicatos siguen sin convocar una huelga general, la izquierda se invisibiliza cada vez más y los ciudadanos estamos cada vez más paralizados, o idiotizados. Si no protestamos más fuerte, si no salimos a la calle, si no paralizamos el país y decimos basta de engaños, basta de discursos de izquierda y politicas de derecha, basta de parches esperando que pase la crisis... el Gobierno seguirá haciendo lo que ha venido haciendo hasta ahora, contentar a los banqueros y grandes empresarios que le lloran. Estamos en una profunda crisis del modelo actual, en un momento de cambio, en una situación en que las reformas pueden ser radicales, si así queremos que sean. Es difícil, pero podemos y debemos hacernos oír.