Diario de un altermundista

¿Demasiada democracia?

Recientemente tuve la oportunidad de visitar Ginebra. Entre otros muchas cosas, algo que me llamó especialmente la atención de esta ciudad fueron los carteles electorales sobre las más diversas preguntas de los referéndums que estaban en marcha en aquel momento. Uno de ellos pedía la opinión ciudadana sobre la prohibición de la exportación de armas, propuesta promovida por los partidos de izquierda y los pacifistas suizos. Otro es el célebre referéndum sobre la prohibición de levantar minaretes en las mezquitas suizas, éste promovido por la ultraderecha del país. El resultado ya lo conocemos, han triunfado las tesis conservadoras. Suiza seguirá exportando armas y las mezquitas no podrán tener minaretes.

Ante referéndums que consiguen tan tristes resultados podemos quedarnos en el análisis simplista y afirmar que el problema es haber preguntado al pueblo, ya que de no haberlo hecho probablemente se podrían construir minaretes. Aunque dudo que Suiza dejara de exportar armas por iniciativa gubernamental. En este caso el problema puede estar en el pueblo, no en los suizos, que ellos sabrán de donde viene su desapego por la política como lo sabemos nosotros aquí, sino en el tipo de ciudadanos que genera nuestro modelo de sociedad. Si somos cada vez más conservadores, más intolerantes, más egoístas, más insolidarios o más individualistas, no es por casualidad, es porque esto está montado para que se dé este resultado. Por eso cuando nos llaman a votar votamos mayoritariamente sí a la OTAN, sí a la exportación de armas y no a los minaretes. Como nos sigan preguntando puede que lleguemos a votar no a la democracia...