Diario de un altermundista

El velo y la talla 38

El velo se está convirtiendo en los últimos tiempos en una cuestión controvertida en la política de integración europea. En Francia, el gobierno conservador  se ha decantado por prohibir el velo integral en todos los espacios públicos. Antes prohibieron en las escuelas públicas el velo, los crucifijos, la kipá judía y el turbante sij. Ahora en España se abre el debate al rechazar que una alumna asista a clase con esta prenda. En principio parece que nos hemos embarcado en una persecución de los símbolos religiosos o al menos de aquellos que no nos agradan, lo que va en contra de la libertad de pensamiento, conciencia y religión, reconocidos como derecho humano en Europa. Pero lo que me resulta más interesante es que el argumento laico en contra del velo, principalmente del integral, es que atenta contra la dignidad de las mujeres y que si lo llevan no es por decisión propia sino por imposición. Desde nuestro punto de vista cultural occidental parece que la liberación de la mujer va asociada al porcentaje de cuerpo que puede mostrar. La minifalda o el top less lo relacionamos con cotas de libertad alcanzadas por la mujer. No sé si estamos equivocados, ya que, en mi opinión inevitablemente occidental y masculina, prefiero una minifalda a un velo. Pero una mujer musulmana me hizo pensar en ello cuando me dijo que si ellas eran esclavas del velo, las mujeres occidentales lo eran de la talla 38. Porque bajo estas prendas amplias se sienten más libres en cuanto al desarrollo natural de su cuerpo, que de este modo no es evaluado continuamente cuando salen a la calle. Con este razonamiento esta mujer musulmana que prefería llevar velo me ofreció otro punto de vista que nada tiene que ver con la religión o con la política, que al menos me sirvió para no hacer juicios premeditados por la decisión de ésta y otras mujeres de cubrir su cuerpo. El excesivo culto al cuerpo de nuestra cultura, que está llegando también al hombre, quizá sea un camino equivocado, o al menos no mejor del que decide ocultar el cuerpo.