Diario de un altermundista

Menos mercado, más estado

Existe en el FSM una tendencia en cuanto a la línea argumental económica, que analiza la actual crisis y propone alternativas al modelo actual. El consenso es claro, cuando se dice que la crisis que ahora estamos sufriendo deslegitima el neoliberalismo, o libre mercado, en el que los bienes y servicios deben estar, por definición, en manos de empresas privadas. Pero, cuáles són las estrategias alternativas? Veamos lo que proponen algunos activistas y estudiosos altermundialistas.

Nacionalizar los bienes y servicios básicos es la primera propuesta. Proponen que el agua, electricidad, salud, educación o comunicaciones, vuelvan a manos del Estado, para que empresas públicas se encarguen de su gestión. Como ocurría tan sólo hace veinte años, antes de la rápida expansión del neoliberalismo. La razón es evidente, con las empresas privadas gestionando bienes de primera necesidad, los precios suben y el servicio al ciudadano empeora, porque tienen que responder a su objetivo único: maximizar beneficios. Carmen Sosa, de Uruguay, explica que en un departamento de su país, "cuando la gestión del agua pasó a manos de una empresa española y otra francesa, el precio subió un 700%" y además no aceptaron dar servicio en un territorio del departamento, porque "eran demasiado pobres". Un buen ejemplo de que esta tendencia puede cambiar es, por una lado que, en Uruguay, las protestas populares consiguieron que hoy en día no haya empresas exranjeras que gestionen el agua. Otro más contundente lo explicó el senador boliviano Abraham Collar, quien anunció que en la recientemente aprobada constitución boliviana está expresamente prohibido que un bien básico como el agua esté en manos de empresas privadas. Danielle Miterrand, viuda del ex-presidente francés Miterrand, exigió que "se garantice en todo el mundo el derecho al agua, a 40 litros de agua por persona y día, por dignidad".

dscf3594.JPG

En otro seminario en el que se pretende elaborar un documento de consenso de la ciudadanía, como repuesta a la crisis financiera, propone que "un nuevo sistema financiero es posible". Antonio Martins, de Le Monde Diplomatique Brasil, advirtió que "debemos reducir el consumo" y "crear un Observatorio de la crisis y las oportunidades", para influir en el proceso de cuestionamiento del capitalismo que prevé que estará de actualidad durante bastante tiempo. Otras de las propuestas que aparecen en el documento borrador del seminario són establecer un control de capitales, prohibir el sobreendeudamiento y los créditos especualtivos, reducir el mercado financiero (ahora 12 veces mayor al de la economía real), desmantelar los paraísos financieros y crear un nuevo sistema monetario.