Diario de un altermundista

Entrevista a Chico Whitaker

Entrevista a Chico Whitaker. Co-fundador del Foro Social Mundial. Miembro del Comité brasileño de Justicia y Paz. Ha recibido el Premio Nobel Alternativo 2006.

¿Cual es su balance del Foro Social Mundial de este año?
Muy positivo, porque el Foro es un avance, a pesar de los problemas a los que se enfrenta en cada organización. Este año, con el espacio específico a los indígenas y las asambleas del último día se ha dado un claro ejemplo de pluralidad y diversidad.

 ¿Qué ha conseguido el FSM en todos estos años?
Dar más esperanza a la gente, más ahora que la crisis es evidente, otro mundo es más que posible, necesario y urgente. El FSM ha mostrado que teníamos razón.

El Foro es un momento de aprendizaje, de cooperación en contraposición a la competición. Al menos, esto está garantizado en su organización. Es una escuela de cooperación, porque creemos que es posible trabajar juntos, intenta superar el problema de la división. Porque la única manera de vencer al sistema es unirse en la diversidad, a través de la horizontalidad.

El Foro también ha conseguido que la sociedad civil aparezca como un actor político, relacionándose de tú a tú con los gobiernos y los partidos.

Sin embargo, lo que nos falta es ser mucha más gente, aún somos pocos. Estamos invadidos por el consumismo y la falta de esperanza. En el mundo rico no se quiere y en el pobre no hay esperanza. Aunque bien es cierto que  el problema climático y la crisis financiera están despertando las conciencias, demostrando que hay que cambiar estructuras.

 ¿Ha sido beneficioso el FSM para el movimiento altermundista?
Sí, porque el movimiento altermundista es un movimiento muy variado y el Foro ha hecho posible que sus activistas, tan diversos, se encuentren y creen redes de trabajo conjunto, lo que sin duda aumenta el impacto de su trabajo.

¿Por donde pasa el futuro del Foro?
Por la expansión a más países y por la multiplicación de articulaciones. Para despertar conciencias y esperanzas. No debe transformarse en un movimiento con su estructura política, sino mantenerse como un espacio abierto.

¿Va el FSM a cambiar el mundo?
El FSM es un instrumento para que cambie el mundo, y va a contribuir mucho, indudablemente va a ayudar, pero el cambio no está en manos del Foro sino en manos de la sociedad civil que en él se encuentra.

El Foro aporta novedades muy valiosas para la transformación del sistema, como la horizontalidad, la autoorganización, la aceptación de la diversidad y la posibilidad de trabajar con unión, consiguiendo sacar a la gente del aislamiento.

 ¿Necesita el FSM un líder?
Es una ilusión pensar que algún líder pueda conducir las bases de la sociedad civil. De Hugo Chávez, de quien agradezco su buena voluntad, se dijo en 2005 que era el líder que necesitábamos. Estoy totalmente en contra de eso, no necesitamos líderes, la gente debe ser adulta, pensar por sí misma desde una perspectiva de corresponsabilidad.

¿Cuáles son las propuestas alternativas surgidas en el FSM para superar el capitalismo que usted destacaría?
Son tantas, Algunas que puedo destacar serían multiplicar los encuentros tipo Foro a todos los niveles, conseguir que los bienes comunes vuelvan a ser bienes de todos o que el dinero deje de ser el centro de la vida, con la creación de la moneda social.