Diario de un altermundista

La campaña ropa limpia exige responsabilidades a PRADA

La campaña "Ropa limpia" de la ONG Setem, trata de sensibilizarnos sobre las malas actuaciones, en lo que se refiere al respeto de los derechos humanos, de las multinacionales del sector textil.

En el caso que aquí nos ocupa denuncian que la marca italiana Prada consigue parte de sus productos de la fábrica DESA de Düzce (Turquía), fabricante de marroquineria también para otras firmas, cuando las condiciones laborales de esta empresa dejan mucho que desear. Porque sus trabajadores reciben el salario mínimo legal en Turquía, que es un 50% inferior al que se necesitaría para mantener un nivel de vida digno en Turquía. Además, según la campaña de Setem, algunos trabajadores han manifestado que han trabajado 220 horas extraordinarias obligatorias en un mes y que han tenido que realizar turnos diarios de 14 horas seguidas, varias veces por semana.

Por si esto fuera poco, cuando centenares de trabajadoras de DESA decidieron sindicarse para protestar por su situación laboral, vieron como 44 de ellas fueron despedidas y otras 55 forzadas a dimitir del sindicato. Afirman que incluso se ha llegado a intentar sobornar y amenazar a una líder sindical, para convencerla de que cesara de protestar por sus condiciones laborales frente a la fábrica.

Mientras grandes multinacionales se lucran gracias a la diferencia entre el precio de coste que pagan por productos producidos en condiciones indignas y el excesivo precio de venta que nos encontramos en los centros comerciales de nuestras ciudades, aquí parece que nadie asume responsabilidades. Ni nosotros la de consumidores responsables, ni la Administración, controlando estas prácticas, ni por supuesto este tipo de empresas, que mientras no les exijamos lo contrario, seguirán haciendo lo mismo.