Diario de un altermundista

Por la mujer, mucho que hacer

Si alguien duda si vivimos en un sociedad patriarcal, donde el hombre, por el mero hecho de serlo, tiene más poder que la mujer, sólo tiene que hacer un repaso a la infinidad de casos de violencia machista que acontecen en nuestro país. También puede consultar los datos sobre la diferencia salarial entre mujeres y hombres por el mismo trabajo, o el porcentaje de mujeres en cargos de alta responsabilidad. Pero si aún así algún cavernícola todavía sigue diciendo que quien trabaja por menos, quien es víctima de violencia machista o quien no tiene acceso a las mismas oportunidades por ser mujer, se debe a que por alguna razón se hace justicia a una inferioridad natural, debería dar un vistazo a cómo se comportan otros cavernícolas en lugares donde no existe un estado de derecho y una protección social mínima. El informe de Médicos Sin Fronteras, "Vidas destrozadas" , un documento sobre la experiencia de esta organización en Liberia, Burundi Congo, Suráfrica y Colombia, sobre su trabajo de atención de la violencia sexual, nos pone los pelos de punta. Pensar que en el este del Congo, en el reciente estallido de violencia con presencia en nuestros medios hace unos meses, pero que continua a fecha de hoy, sobre todo cebándose en las mujeres y niños, las mujeres han llegado al punto de ser conscientes de que habían sido objeto de una violación cuando ésta se había producido en más de dos o tres ocasiones, porque parece que un par de violaciones en la vida de una congolesa, entra dentro de la normalidad. Es terrible lo que pasa aquí, pero más terrible es la situación de la mujer en los países en guerra o empobrecidos, donde los cavernícolas, legitimados por la globalización del patriarcado, del machismo, impulsada por nosotros, se comportan con la mujer de una manera intolerable. ¡Vergüenza de hombres machistas, qué asco de personas!