Diario de un altermundista

Dación en pago si conviene

El Ministro de economía, ex-Lehman Brothers, ha propuesto códigos de conducta, de buenas prácticas,pide de buen rollito que los bancos sean buenos y acepten la dación en pago en aquellos casos en que consideren que deben hacerlo. Es decir, de Guindos no hace una ley que legisle la injusta situación de quien compra una casa en este país, sino que pide a los bancos (por favor) que además de echar a los propietarios que no pueden pagar su hipoteca, no les exija el pago de la misma una vez ya han perdido su casa. Lo que cabe preguntarse es que, si este señor piensa que se debe cancelar la deuda de la hipoteca entregando el piso, ¿por qué no hace una ley y se limita a proponer un código de buenas prácticas?

Los bancos dicen que si existiera la dación en pago las hipotecas serían más caras. Puede ser cierto, pero también también es algo que está por ver, porque los bancos darán hipotecas si piensan que les será devuelta la deuda, si no, no lo harán. Todo dependerá de las garantías que ofrezca el cliente. Y si lo han hecho, deberían asumir las consecuencias de su error, quizá metiendo mano a los miles de millones de beneficios acumulados de los últimos años a costa del hipotecado. Además, su derecho a cobrar y a quedarse con el piso no está por encima del derecho a una vivienda digna.

Luís de Guindos ha hecho un ejercicio (muy hábil) de propaganda pura y dura, vacía de contenido. Porque los bancos, antes de la propuesta de este código del buen rollo de la banca que nadie se cree, ya tenían infinidad de fórmulas para conseguir el cobro de la deuda, como quedarse el piso y alquilárselo después a su cliente, o reducir la deuda a límites que les haga recuperar el máximo posible según la situación de cada caso. Es decir, la propuesta del ministro no aporta nada que ya no existiera. Eso sí, ahora serán muchos los bancos que dirán que lo van a hacer, pero no porque lo diga el ministro, sino porque ya lo hacían. Y además así conseguirán buena prensa.

Aunque esta pequeña declaración del gobierno puede tener una lectura positiva. La lucha de Stop deshaucios y de la Plataforma Afectados por la Hipoteca está obligando a reaccionar a los poderes político y financiero. La gente normal y corriente no acepta tantas injusticias, y que no exista la dación en pago es una de las más flagrantes de los tiempos que corren. Que no decaiga la protesta y las movilizaciones contra los deshaucios, porque si no lo exigimos, ni el gobierno ni los bancos lo harán por iniciativa propia.