Diario de un altermundista

El Mercado Internacional de Armas

Más de cincuenta países ya han firmado el Tratado internacional de Comercio de Armas. En un mar de desgracias, no podemos considerarla una mala noticia. Porque no es negativo que un buen número de países, incluidas potencias mundiales, hayan firmado un tratado que regule el comercio de armas y que pretenda evitar la venta de algunas armas a algunos lugares determinados. Ante la pregunta de si servirá para no realizar algunas transacciones, me atrevo a responder que sí.

Pero, la firma de este tratado no es en sí misma una razón objetiva para alegrarse más de la cuenta. No sería razonable lanzar las campanas al vuelo por una legislación internacional de menor alcance que la europea y la española. Porque  si analizamos con algo de perspectiva histórica lo ocurrido en Europa y España desde que existe una "buena" legislación sobre comercio de armas, vemos que tanto Europa como España han mostrado una tendencia creciente en sus exportaciones de armas en cuanto a valor, número y países destinatarios. Al tiempo que han mostrado una apuesta por vender armas a decenas de países donde se violan los derechos humanos y donde hay conflicto.

Por otra parte, para entender el apoyo de grandes potencias productoras de armamento al tratado, quizá debamos preguntarnos sobre los efectos positivos sobre el negocio armamentístico que pueda tener esta regulación, ya que puede que el tratado ayude a impulsar el mercado internacional de las armas.

En fin, felicitémonos sobre todo por la incidencia de muchas entidades pacifistas que han trabajado duro para que el tratado haya salido adelante y que denuncian día a día las perversiones del negocio de las armas. Es ahora cuando empieza el trabajo duro, debemos hacer que el mercado de armas internacional disminuya, con tratado o sin tratado.