Nos retaron a presentarnos a las elecciones y eso hicimos

Nos llamaron perroflautas, anti sistema y otras lindezas. Nos detuvieron y apalearon por salir a las calles a pedir justicia. Nos tuvimos que reunir en plazas, bares y CSOAS. Tuvimos que trabajar con ahínco en nuestro tiempo libre, vender camisetas y chapas para financiarnos. Durante meses elaboramos un trabajo minucioso, llegamos a acuerdos, establecimos lazos y confluencias. Pedimos micro créditos entre nosotras para realizar la campaña. Elegimos libremente a nuestras representantes y la lista final era la lista de todas. Y ahora las cosas serán de otro modo en Madrid, en Barcelona, en Valencia, en Cádiz, en Zaragoza y en tantos otros sitios.

 

Dice mi amigo Carlos Paredes, con toda la razón, que pase lo que pase y gobierne quien gobierne, nosotras ya hemos ganado. No teníamos nada y ahora estamos en las instituciones. Nos ignoraban y abusaban de nosotras y ahora podremos participar en ayuntamientos y comunidades. Los y las perroflautas vamos a poder intervenir en nuestros destinos.

 

Creo que las personas (no solo afiliadas o políticas, también periodistas y opinadoras varias) acostumbradas a una estructura de partido tradicional no entienden bien lo que han sido las Candidaturas de Unidad Popular, nutridas por activistas con o sin adscripción política, para quienes lo más importante es el proyecto común y no las siglas. Eso despista a muchas y sulfura a no pocas. Muchas de las personas apoderadas de las CUP el pasado domingo, pudimos observar una suerte de connivencia entre el resto, como si pertenecieran a un club exclusivo y nosotras fuéramos unas advenedizas. La hermandad entre los representantes de la Administración y los de los tres partidos del sistema era chocante. Nos miraban con desdén en los recuentos, nos chuleaban con ganas y nos dejaban claro que nosotras no sabíamos nada. También he de decir que había gente agradable, pero el ambiente de compadreo excluyéndonos a nosotras era lo más destacable. En fin, un motivo más para desalojarlos.

 

En el nuevo panorama, creo que Podemos debe reorganizarse y aceptar que sumando es más fuerte que en solitario, como han dictado las urnas. El PSOE debe abandonar el liberalismo y abrazar de nuevo el socialismo o resignarse a languidecer. No en vano su target de votantes está entre la parte más provecta de la pirámide poblacional, lo que resolverá su existencia de forma natural si no rectifican. En cuanto a IU, me gustaría que fuera como el ave fénix, que se refundara con Alberto Garzón como representante, es su mejor baza. El resto de pequeños partidos, dispuestos a confluir, desean sin duda la creación de una Syriza española, esa Izquierda Mosaico de la que habla Fernández Steinko con gran precisión. Y, sinceramente, el trabajo que hay por delante es tan ingente, que creo que no sobra nadie. Se que juntas podremos cambiar las cosas, y que el cambio ya ha empezado. Empezó el domingo 24 de mayo de 2015 por expreso deseo de la gente.