El socialismo es republicano

Mientras esperamos al 13 de junio, #LibertadParaPecas

Han querido los votantes que los resultados no sean decisivos, que haya que darle vueltas a las opciones, hablar, debatir, consensuar. Los doce días que quedan pueden llegar a consumir nuestra paciencia, pero la masa enorme de noticias nos distrae e incluso nos hace sonreír.

Vemos arrobados a Ada con su sonrisa de oreja a oreja, recibida por el alcalde saliente, inasequible a los malos rollos que plantean los castuzos. Sabe que le dejarán el ayuntamiento hecho un solar, pero no abandona el optimismo. El sistema pronostica un desastre económico para la ciudad si ella gobierna, creen que ellos son la ciudad. Tanto es así, que la cúpula policial de Barcelona presenta su dimisión si Ada es alcaldesa. Mejor, la mala gente a su casa. Lo que no saben o no quieren saber, es que la ciudad es, sobre todo, la gente que ha votado por Ada y que ella buscará lo mejor para la mayoría.

Asistimos a las maniobras vengativas sobre el alcaldable gaditano, haciéndole pagar por no propiciar la investidura autonómica. Puede que se salgan con la suya y lo aparten de la alcaldía, pero la proyección mediática que ha alcanzado, esa ya no se la pueden quitar.

Vemos a Manuela viajando en el metro, como cada día. Su respuesta al ser preguntada por Aguirre es ya mítica: "Yo creo mucho en la reinserción". La coletilla la pusimos cada cual: reinserción social, reinserción de los presos, de los delincuentes… Yo en el caso de la Espe soy pesimista, creo que la reinserción no será posible.

A la vez que la política municipal va teniendo sus tiempos, la política nacional sigue proporcionando momentos épicos, como la detención del Delegado del Gobierno en Valencia. Es grotesco e inadmisible que se quiera hacer ver que "nadie sabía nada". Proceden la dimisión del Ministro del Interior e incluso del Presidente del Gobierno. En vez de eso, Mariano culpa de todo a la prensa, por airear la corrupción. Debe creer que la misión de los medios de comunicación es solo publicitar sus éxitos. O que las cosas solo existen si se habla de ellas, vaya usted a saber. En cuanto a los responsables valencianos, parece que ya han recibido su recompensa, como bien saben Rita y el propio Castellano, que en la noche electoral la identificaron como "qué hostia, qué hostia". Como diría mi abuela, son sinvergüenzas, pero tontos no son.

Otros que lo ven venir y se quitan del medio, son los líderes populares que han dimitido en masa, como ratas que abandonan el barco. Lo que les importa es salvar su pellejo político, aunque caven más honda la fosa de Mariano.

Me pregunto que pensarán todos esos octogenarios que les han votado, creyentes de una fe inquebrantable en Mariano y en el PP. ¿Cómo podrán asumir esa debacle? ¿Seguirán convencidos de que la del PP es la única fe verdadera y Mariano su profeta? A ver cómo digieren tanto abandono, tanta traición. Porque crítica a la podredumbre y la corrupción ya hemos visto que no han hecho.

De momento, parece que se les ha ocurrido a algunos lumbreras crear un movimiento anti-Podemos, en un intento de aglutinar a sus fieles en torno a lo que más une, el odio. Tan ufanos estaban con su idea, que decidieron convocar por whatsapp una concentración "anticomunista" en la madrileña plaza de Colón. Puede que, en su ignorancia, pensaran en masas ingentes bramando contra el rojerío. En su defecto, se juntaron unas 500 personas, los citados octogenarios y algunos de sus nietos, insultando y agrediendo a los periodistas que cubrían la concentración. Ignoro si habían pedido permiso a Delegación del Gobierno, aunque lo dudo, pues hay que hacerlo con muchos días de antelación. Sin embargo, la oficina de la saliente Cifuentes, no ha prohibido la concentración, ni mandado a los terminator  de los antidisturbios a darles cachiporrazos. Es más, los únicos que fueron identificados tras las agresiones, fueron los periodistas, es decir, las víctimas.

En este mundo al revés, las redes sociales y mi querido barrio de Malasaña han decidido poner un punto de cordura y pedir algo lógico y digno: la libertad de Pecas, el perro de Aguirre. Un animalito inocente no puede estar en manos de una señora mayor que presenta indicios de inestabilidad emocional, como ha quedado patente en esta semana de propuestas esperantinas esquizofrénicas.

En fin, esperaremos hasta el día trece de junio, a ver cómo quedan constituídos nuestros ayuntamientos. Va a ser una espera de infarto.

Mientras tanto, pidamos Freedom for Pecas.

#FreePecas