El socialismo es republicano

Y de Grecia emanó la Democracia

Una vez más, segunda en este año, Grecia nos muestra el camino de la verdadera Democracia. La deriva autoritaria impuesta por los mercados ha encontrado un obstáculo de primer orden en un pequeño país, insignificante por su economía, pero imprescindible por su aportación a la Historia. Las Autoridades, antes llamadas Troika, habían pensado sacrificar un país, a todo un pueblo, para dar ejemplo, escarmentar a los insurrectos. Pero héte aquí que no han calibrado correctamente la valía y la dignidad de los griegos.

Desde que Tsipras llegó al Gobierno el pasado 26 de enero, con Varufakis como campeón en la arena, toda Europa ha asistido expectante al desarrollo de esta lucha desigual. El rodillo mediático aplicado por los poderes económicos ha intoxicado a la opinión pública, de modo que una buena parte de la población europea ha confundido sus propios intereses con los intereses de las grandes corporaciones, de los bancos y las oligarquías, en un alarde de ignorancia y falta de criterio. El temor a que tras Grecia vayan España, Italia o Portugal planea sobre los despachos que mueven los hilos de nuestras vidas.

Sin embargo, otra parte de la población europea, mejor informada, con más criterio, ha defendido a capa y espada durante los últimos días el NO, el OXI, con manifestaciones, actos y acciones globales en las redes sociales. Especialmente curiosa ha resultado la iniciativa de un joven vendedor de zapatos británico, que ha iniciado un crowd founding para recaudar el importe de la deuda griega y poder cancelarla entre todos los europeos. Tocamos a 3 € por cabeza. Creo que llevaba más de 2 millones de € recaudados ayer sábado.

Lo más significativo de la infamia neoliberal es la crítica feroz que ha recibido Tsipras por convocar un referéndum para que el pueblo griego decida su destino. Han tenido que votar si aceptan un nuevo rescate, con más sacrificios y más austeridad, o lo rechazan y siguen plantando cara a un poder espúreo que controla el mundo, el poder económico, que consiste en explotar a las personas para acumular riqueza y forzar su endeudamiento para esclavizarla de por vida. Si o No. Someterse y morir poco a poco o seguir luchando por una posibilidad de ser libres. Y parece que han decidido luchar. Por ellos, por sus hijos y, aunque no lo sepan (o si), también por todos nosotros, por mantener la Democracia en Europa. El pueblo griego ha demostrado que es soberano, digno y un ejemplo para el resto.

Ahora hay que seguir su estela, plantar cara a los poderes no democráticos y demostrar que la soberanía reside en el pueblo.

#OtraEuropaEsPosible