Opinion · Al sur a la izquierda

Día Nacional de Morderse la Lengua

El Gobierno andaluz celebró ayer el Día Nacional de Morderse la Lengua hasta Hacerse Sangre. Los principales oficiantes de la jornada fueron Santa María del Mar (Moreno) y San Manuel (Recio) Mártir, que son los dos consejeros de Griñán que están gestionando el marrón de los falsos ERE. El día anterior, a la jueza Mercedes Alaya, instructora del caso, sólo le faltó pedirle a la Junta que le enviara la partida de nacimiento, el acta de bautismo y el libro de familia de los militantes del PSOE que en algún momento de sus vidas hayan tenido alguna relación con alguno de los 5.982 trabajadores beneficiarios de los ERE.
Lo que sí pidió Alaya fueron las actas de diez años del Consejo de Gobierno y otros papeles que sumarán varios miles de folios y que se añadirán a los más de 25.000 que la Junta ya le ha enviado. Puesto que es imposible que los haya leído todos, no es improbable que haya pedido papeles que ya tenía.
Además de inmensamente felices por la actuación de la jueza, en el PP estaban ayer expectantes, confiando en que a algún socialista le diera por criticar a Alaya. Pero nada. Ni una mala palabra. Ni un mal gesto. Hablaron Santa María del Mar y San Manuel, pero no se les oyó ni un reproche. Tocarle un pelo a Alaya sería hacer lo mismo que hace el PP cuando arremete contra jueces y fiscales cada vez que lo investigan. Las únicas armas que le quedan al PSOE en este caso son respetar a la justicia y colaborar con ella. Por eso ahora toca lo que toca: mostrarse prudentes y enviar una circular a los militantes para que tengan siempre a mano la partida de nacimiento, el acta de bautismo y el libro de familia. Por si acaso.