Opinión · Al sur a la izquierda

El misterioso caso del sueldo que realmente cobraba Javier Arenas

Se trata, en realidad, de un caso todavía sin resolver, aunque su desenlace está cada vez más próximo. La cronología de tan apasionante historia es la siguiente.

29 de junio de 2011 por la mañana. Espoleado por la reclamación de transparencia del indignado Movimiento 15-M, el presidente andaluz, José Antonio Griñán, difunde su declaración de la Renta de 2010 en el Parlamento. La hizo conjunta con su mujer y sus ingresos se elevaron a 85.131 euros.

29 de junio de 2011 por la mañana. Javier Arenas promete hacer lo mismo y hasta redobla la apuesta: también presentará las facturas que le paga el partido por sus gastos de representación, como comidas y hoteles.

29 de junio de 2011 por la noche. Javier Arenas no ha presentado la declaración prometida.

1 de julio de 2011. Javier Arenas todavía no ha cumplido su promesa. Fuentes del PP andaluz argumentan que recopilar todas las facturas lleva tiempo.

3 de julio de 2011. Arenas reitera su compromiso de hacer públicos, “muy probablemente, la semana que viene”, sus ingresos.

5 de julio de 2011 por la mañana. Susana Díaz, número dos del PSOE andaluz: “Ya van seis días desde el Debate sobre el Estado de la Comunidad y de que Griñán presentara su declaración de la Renta, y todavía no nos hemos podido enterar de si Arenas hará pública la suya”.

5 de julio de 2011 por la tarde. Antonio Sanz, número dos del PP andaluz, se queja de que el PSOE tiene “una obsesión enfermiza” con los ingresos de Arenas.

8 de julio de 2011 por la mañana. Arenas entrega al Parlamento de Andalucía y a un notario copias de su declaración de la Renta y de las facturas que le paga su partido, pero no las hace públicas.

8 de julio de 2011, a una hora indeterminada. José Antonio Griñán: “Este señor [Javier Arenas] tiene obsesión con los notarios, que solo dan fe de lo que uno lleva allí”.

9 de julio de 2011. Arenas difunde parcialmente su renta, entregada al notario Luis Marín Sicilia. En 2010 ingresó 95.492,97 euros netos por sus cargos de senador, diputado autonómico y presidente del PP andaluz. De esa cantidad, 54.534,18 euros se los pagó el partido. También entrega al notario facturas de gastos por valor de 47.990,12 euros, pero sólo presenta “los cargos en la tarjeta VISA” para 17.917 euros. En el resto, el notario se limita a acreditar que las facturas existen y están a su nombre. De la lectura del acta notarial no se desprende que fuera Arenas, y no el propio partido, quien efectivamente pagase esas facturas.

15 de julio de 2011. El PP presenta en el Parlamento las declaraciones de la Renta de sus 55 diputados. Ese día se conocen al fin los ingresos brutos de Arenas el año anterior: 178.179 euros.

1 de febrero de 2012, dos meses antes de las elecciones autonómicas: Público desvela que Arenas renunció en secreto al sobresueldo que le pagaba su partido después del escándalo generado por la publicación de sus ingresos en julio pasado. Este salario del PP, de 95.674 euros brutos en 2010, se quedó en 2011 en 55.490. La explicación de la rebaja, según el PP andaluz, es que Arenas “renunció a los gastos de representación que le pagaba Génova a raíz de que se dijera que era un sueldo, cuando no lo era”.

20 de enero de 2013. El diario El Mundo desvela que el tesorero del PP Luis Bárcenas “pagó durante años sobresueldos en negro a parte de la cúpula del PP. Las cantidades que contenían los sobres oscilaban entre los 5.000 y los 15.000 euros mensuales”.

31 de enero de 2013 a primera hora de la mañana. El País desvela que “la contabilidad interna que manejaron Álvaro Lapuerta y Luis Bárcenas, tesoreros del PP entre 1990 y 2009 refleja pagos periódicos, trimestrales o semestrales, a toda la cúpula del partido (secretarios generales y vicesecretarios generales). Las mayores entregas registradas son a Javier Arenas y Francisco Álvarez-Cascos, cada uno de los cuales cobraban 9.900 euros trimestrales, libres de impuestos.

31 de enero de 2013 desde primera hora de la mañana y hasta no se sabe cuándo. Crece exponencialmente el número de andaluces que consideran que, al igual que el célebre alcalde de Bienvenido, Mister Marshall, el líder del PP Javier Arenas les debe una explicación y que esa explicación que les debe se la tiene que pagar.