Crónicas Afganas

Talibanes suicidas intentan asaltar la base de la ISAF en la provincia de Kandahar

Antonio Pampliega – Kandahar

La insurgencia afgana ha vuelto a demostrar su determinación por atacar los puntos clave estratégicos que las tropas aliadas tienen Afganistán al intentar asaltar la base aérea que la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF, por sus siglas en inglés) tiene establecida en la provincia sureña de Kandahar; una de las más regiones conflictivas del país junto con la vecina provincia de Helmand.

El ataque, perfectamente orquestado por la insurgencia afgana, tenía como fin último dar un golpe de mano a las tropas de la ISAF atacando su principal bastión en el sur del país. En torno a las 10.00 de la mañana dos cohetes lanzados por los talibán impactaron contra el aeropuerto militar, dentro del complejo de la base aérea, hiriendo a dos miembros del personal civil que en ese momento estaban trabajando en las instalaciones del aeródromo.

A este primer ataque le precedió otro por tierra donde las tropas de ISAF intercambiaron disparos con el comando talibán. Los insurgentes intentaron entrar en la base de Kandahar- que alberga a un total de 30.000 soldados de diversas nacionalidades- por la puerta de acceso norte a bordo de un tractor. "Iba en un tractor que trató de romper los muros que dan acceso a la entrada de la base. Los soldados que estaban encargados de la seguridad de la entrada consiguieron abatir a cinco de los seis terroristas. El sexto consiguió llegar a la puerta donde hizo detonar su carga explosiva", comenta a Público el soldado Weiser testigo de lo ocurrido al encontrarse cerca de la puerta en el momento del ataque. Según ha confirmado la capitana Allie Scott, miembro del departamento de prensa de ISAF, a Público, al menos otros dos terroristas de los que fueron abatidos portaban cinturones con carga explosiva listas para ser detonados en la entrada de la base.

La deflagración produjo heridas a un soldado de la coalición, del que se desconoce la nacionalidad, además de desperfectos materiales de diversa consideración como la rotura de una de las verjas de acceso al recinto. "Un grupo de siete mártires atacaron esta mañana la base de la OTAN; consiguieron romper las barreras de protección y penetraron en ella a bordo de un tractor", ha afirmado Mohammad Yousuf Ahmadi, portavoz de los talibán, quien, además, apuntó que los insurgentes acabaron con la vida de once soldados de la coalición. ISAF no ha confirmado este extremo y asegura que sólo un soldado ha sufrido heridas de consideración.

Tras el ataque, la base aérea ha permanecido en máxima alerta y sellada durante tres más de horas. Tiempo en el que todo el personal disponible de la base ha tenido que refugiarse en los distintos búnkeres repartidos por la base. Además, minutos después de los dos ataques varios helicópteros de combate Apache y dos BlackHawck han sobrevolado las inmediaciones de la base de Kandahar tratando de localizar a los insurgentes que iniciaron el ataque lanzando los dos cohetes.

Este es el segundo ataque que registra la base aérea de Kandahar en los últimos meses. El paso mes de mayo otro comando talibán ya lanzó, sin éxito, varios cohetes y granadas de mortero sobre las instalaciones militares causando pequeños daños materiales, han confirmado a Público fuentes de ISAF. Hace dos meses, otro comando talibán intentó asaltar la base que la OTAN tiene en Bagram, a 50 kilómetros de Kabul, también sin éxito.