Apuntes peripatéticos

'Yes, we want!'

Hace seis meses señalé aquí los grotescos tropiezos de Renfe a la hora de expresarse en inglés, fijándome en los siete paneles de Atocha que proclaman "SELLING OUT TODAY", lo cual quiere decir "Hoy vamos a vender todos los billetes" y no, como ellos creen, "Venta salida hoy". Siguen allí impertérritos los dichosos rótulos. Añado hoy un nuevo descubrimiento. Si un inglés, o una inglesa, decide subir al AVE de Barcelona y, al llegar a Sants, siente de repente ganas de ir al baño, que no se preocupe, pues allí están los paneles correspondientes: "MAN TOILETS" ("Hombre baños") y "WOMAN TOILETS" ("Mujer baños"), cuando debería decir "Men’s toilets" y "Women’s toilets". No se puede ser más claro ni más burro... en un inglés inexistente.
Es evidente que Renfe ha encargado a gente que no sabe ni el más básico inglés la versión anglosajona de sus comunicaciones al público. Y ello es bochornoso, tratándose de la empresa de que se trata. Si ocurre así en las alturas, no cuesta trabajo imaginar, ni comprobar a diario, lo que ocurre en esferas menos elevadas.
El último ejemplo de tal catetismo es la campaña de Esperanza Aguirre a favor de su proyecto de colegios bilingües. Dos millones de euros ha costado y ni han sido capaces de encargar un lema gramatical. "Yes, we want", calcado sobre el famoso "Yes, we can" de Obama, no es inglés. La forma correcta es "Yes, we want to". El ignorante de turno no es el único responsable. También lo son los demás ignorantes de turno que le dieron, muy contentos, el beneplácito. He aquí todo un símbolo de la mediocridad que nos rodea, mediocridad de una sociedad desnortada capaz de tolerar cada día, en prime time, el estomagante bodrio de Corazón, corazón.