Aquí no se fía

Siempre nos quedará Montoro

Alguno debe de pensar que la tengo tomada con Montoro. Pero es al revés: él la tiene tomada con nosotros. Debe de pensar que somos tontos del bote, que nos lo creemos todo. Pues no va y dice que una economía como la española, con casi un 26% de paro, es un ejemplo en el mundo entero. Sí, sí, eso ha dicho en el
Parlamento. Lo mismo que hace un par de semanas dijo, sin pestañear y contra toda evidencia, que los salarios están subiendo.

También hay quien se queja de que a algunos parece que nos molesta que baje el paro. A mí, desde luego, no. Lo que no estoy dispuesto a tragarme es toda la propaganda del Gobierno y de su coro mediático. Porque en España, desengañémonos, no se están creando puestos de trabajo netos. Simple y llanamente se está sustituyendo a mansalva empleo fijo por empleo precario. Eso refleja la última EPA y no lo que van pregonando por ahí los voceros del Gobierno.

Tampoco me parecería mal -¿cómo me lo habría de parecer?- que la economía creciera. Si fuera cierto. Que el PIB haya aumentado una décima después de no sé cuánto tiempo quiere decir sólo eso. Sacar de una realidad estadística la conclusión de que ya hemos salido de la recesión es, cuanto menos, un exceso. ¡Si no hay más que mirar alrededor para comprender que la crisis sigue cómodamente instalada entre nosotros! Y no nos dejará mientras haya tanta gente sin trabajo y quienes lo tienen ganen cada vez menos.

Hay, en fin, quien señala la evolución de la Bolsa para argumentar que las cosas están mejorando. ¡La Bolsa, que refleja la economía con las mismas deformaciones que unos espejos de feria! ¿Cómo no va a subir según están nuestras empresas? No de bien, sino de baratas. ¿O es que nos tenemos que felicitar de que los inversores extranjeros arramblen por cuatro duros con todo lo que puedan?

No, no hay ni un motivo para la satisfacción. Pero, para poner un poco de chispa a nuestras vidas, siempre nos quedará Montoro.

.
Puedes seguirme en Twitter: @vicente_clavero